Binner les pidió a los docentes "no tomar a los niños de rehenes"

"Tomar como rehenes a los niños no me parece que sea un ejemplo muy saludable para la sociedad". Las palabras fueron dirigidas ayer a los docentes santafesinos por parte del gobernador Hermes Binner. Los maestros públicos como privados habían advertido 24 horas antes que sin aumento salarial no están garantizados el inicio y la continuidad del ciclo lectivo.
   "No se debe utilizar a los niños como elemento de presión porque hay otras formas mucho más saludables para lograr acuerdos", agregó Binner. Y ratificó que la recaudación actual no alcanza para pagar el 20 por ciento de aumento que piden los sindicatos docentes.

   El gobernador dirigió además su alocución a la población. "La sociedad —afirmó— también debe tener la palabra y si no hay aumento de impuestos, como nos negó el justicialismo en la Legislatura provincial, tampoco habrá recursos. Tomar como rehenes a los niños no me parece que sea un ejemplo muy saludable para la sociedad", enfatizó el jefe de la Casa Gris.

Recaudación. Cuando en el marco de una rueda con varios periodistas se le preguntó si la provincia podrá llegar al 20 por ciento de aumento que están pidiendo los trabajadores estatales, Binner fue categórico. "Con esta recaudación que tenemos hoy, no", contestó.

   De todas maneras agregó que no deja de reconocer "el valor que tiene el trabajo de los docentes y el conjunto de los empleados públicos, y la necesidad de buscar alguna forma de recomposición".

   —¿Coincide en que los índices inflacionarios son

importantes?

   —Nosotros tenemos datos muy confiables del Ipec Y allí nos da que el incremento salarial que se otorgó a principios del año pasado no fue superado por el crecimiento inflacionario anual. De todas maneras, hay una ventaja para todos los trabajadores porque este incremento previsible se empezó a cobrar desde el primer día, con lo cual fue superior al 15, 5 por ciento.

   —¿Cuánto estaría en condiciones de pagar la provincia?

   —Hay que sacar números. De todos modos, estamos muy lejos de ese 20 por ciento.

Comentá la nota