Binner usa el caso Cargill para diferenciarse del peronismo

El gobernador Hermes Binner aseguró que el operativo anti evasión fiscal realizado en el puerto de Cargill en Puerto General San Martín "no es una persecución" sino que es parte de "la justicia contributiva que permite el mejor ejercicio de la democracia".

"Esto está demostrando el cambio que estamos llevando nosotros en relación a administraciones anteriores", aseguró el socialista. Este martes, personal provincial detectó en esas instalaciones de la multinacional que no se habían declarado 140 mil metros cuadrados de superficie construida y que la empresa adeuda por impuestos unos 575 mil pesos (sólo pagaba hasta 2008 13 mil pesos por año de inmobiliario).

Binner adelantó en diálogo con Alberto Louf por Radio 2 que "puede haber otros casos" de inspecciones especiales y afirmó que esa es la clave para que "la democracia contributiva funcione".

Por otro lado, el gobernador señaló que "tal vez no es el momento para hablar de la reforma impositiva" que fracasó el año pasado pero que después de la crisis "tomará otra vez impulso". "No puede ser que una peluquería pague impuestos y una de las grandes empresas no. Todos tenemos que ser solidarios", agregó.

RUTAS FATALES. Binner se quejó además por la falta de fecha para la finalización de la autopista Rosario-Córdoba y señaló que mientras tanto "se siguen muriendo santafesinos, argentinos, en las rutas que están totalmente colapsadas". En ese sentido, cuestionó: "Estamos preocupado por la nueva fiebre y no por quienes se mueren en nuestras rutas".

Comentá la nota