Binner calificó de invotable el decreto para gastar reservas

Binner calificó de invotable el decreto para gastar reservas
Hace una semana había sostenido que era un derecho del Gobierno. Pero cedió ante las presiones de su partido y hará que sus legisladores rechacen el proyecto
El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, le dio un revés al Gobierno en su cruzada por obtener el visto bueno del Congreso para utilizar las reservas del Banco Central para pagar deuda. El gobernador socialista aseguró ayer que los legisladores de su provincia votarán en contra del proyecto que crea el Fondo del Bicentenario, a través del cual la presidenta Cristina Fernández quiere disponer de u$s 6.569 millones de la entidad cambiaria.

"Es invotable para el socialismo", enfatizó el gobernador, si bien reconoció que hubo "diálogos sobre la posibilidad de tratar este tema".

Los dichos de Binner son toda una definición en un momento en que las presiones dentro del partido eran cada vez más fuertes. Hace poco más de una semana, había sostenido que la utilización de reservas "es un derecho del Gobierno nacional", si bien aclaró que a su entender "no deberían utilizarse pagar deudas".

Casi de inmediato, el senador por esa provincia y jefe del socialismo a nivel nacional, Rubén Giustiniani, le puso presión al gobernador a través de un comunicado en el que aseguró que votará en contra del DNU que crea el Fondo del Bicentenario.

Por su parte, la titular del bloque Socialista en Diputados, Mónica Fein, se sumó a la posición de Giustiniani y agregó una cuota más de tensión sobre el gobernador.

En el entorno político justificaron la indefinición de Binner debido a su necesidad de hacer equilibrio entre su partido y las necesidades de giro de fondos que tiene la provincia. En esa línea, líder santafesino aseguró el fin de semana que espera que a su provincia "le paguen lo que le deben a cambio de ningún favor". Así, rescató una vez más los argumentos de la oposición, según los cuáles el Gobierno intentará seducir a legisladores a cambio de girarles fondos a las provincias, cuyas cuentas fiscales están en rojo.

Y destacó que "recurrimos a la justicia para que nos paguen lo que nos deben, fuimos a la Corte Suprema de Justicia para reclamar fondos de la Nación".

Votos a cambio de fondos

Aunque no hay aún números oficiales, se estima que el déficit de las provincias en 2009 fue cercano a los $ 9.000 millones. Y estudios privados anticipan un rojo de otros $ 11.000 millones para 2010.

El giro de fondos frescos parece haber sido la principal herramienta de seducción, por caso, para el gobernador de Río Negro, Miguel Saiz (UCR), quien se comprometió a "apoyar" la creación del Fondo del Bicentenario "sin ninguna moneda de cambio". Esa provincia convalidó hace dos semanas una tasa de un 17% para obtener un crédito destinado a cubrir gastos corrientes de su administración. Se trata de la tasa más alta que acepta una provincia desde la crisis de 2001.

Y el presidente del PJ pampeano, Rubén Marín, aseguró que los legisladores nacionales electos por este distrito, y que integran un bloque independiente, "seguramente van a apoyar al oficialismo" en el tratamiento del DNU que crea el Fondo del Bicentenario. El primero que se sumó a la lista de apoyo al Fondo del Bicentenario es el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, que recibió la semana pasada adelantos financieros por hasta $ 200 millones para para hacer frente a sus problemas fiscales.

Comentá la nota