Billetera mata galán

El ex presidente de la Nación, Néstor Kirchner, tiene solo una cosa en mente: ganar las elecciones de este año sin que sea necesaria su presencia en una boleta legislativa en el territorio bonaerense.
Para eso está juntándose con todos los intendentes del Conurbano y del interior del país en tandas de dos o tres, en el caso del Conurbano, o individualmente y mezclados con otros, según sea el grado de importancia electoral que le asigne.

Por su residencia provisoria de Olivos pasaron ya, entre otros, los jefes comunales de San Fernando, Osvaldo Amieiro, de Lanús, Darío Díaz Pérez, de Avellaneda, Baldomero “Cacho” Alvarez, de Pilar, Humberto Zúccaro y de Tres de Febrero, Hugo Curto, entre otros.

Curto fue el primero en ser recibido bajo este nuevo tipo de encuentros, donde acompañado por Julio De Vido, ministro de Planificación, o José López, su secretario de Obras Públicas, o Florencio Randazzo, de Interior, según sea necesaria su convocatoria en el caso de los intendentes del Interior de la Provincia o alguno de importancia del Gran Buenos Aires. Kirchner les pregunta qué es lo que necesitan en materia de obra pública en este crucial año electoral.

Todos, sin excepción, salen “rechochos” de alegría de dichos encuentros, donde se les concede la posibilidad no solo de hacer mucho más de lo que ellos imaginaban sino inclusive de licitar la mayoría de las obras, algo que hasta ahora les estaba vedado porque “venía todo de arriba”.

“Para marzo quiero estar inaugurando obras”, le dijo a un intendente de la zona sur que nuevamente se verá con él el próximo jueves. “¡Eso es imposible”! contestó otro cuando fue consultado sobre el deseo presidencial por 24CON. “Si las licitaciones las tenemos que hacer nosotros, para agilizar los trabajos e ir más rápido en cada uno de los distritos, recién en mayo podremos estar empezando las obras, no terminando”.

Sólo uno de ello se sintió algo tenso con semejante nivel de obra a licitar. “La verdad es que yo prefería que nos dieran todo hecho, que licitaran y construyeran desde Nación, así nos evitábamos todos los líos que esto lleva. Pero Kirchner prefirió este esquema porque dice que cada uno sabe cómo hacer la obra más rápido y también permitirá que haya más mano de obra para cada localidad ya que las empresas toman gente de cada uno de los distritos”.

Más allá de esta nueva manera de ejecutar la obra pública, “siempre terminamos trabajando los mismos”, disparó un importante empresario del rubro de la Obra Pública. “Es que todos nos conocemos, algunos tenemos más afinidad con un distrito que con otros y en todos lados saben quiénes están en condiciones de ejecutar y comprometerse con un plazo y quienes son los que se la pasan pidiendo ampliaciones porque están desequilibrados financieramente”.

“Lamentablemente, igual siguen apareciendo este tipo de empresarios que vaya a saber qué relación tienen con algún estamento provincial o nacional para figurar adjudicadas y después tienen que tercerizar todo. En el fondo, es darle a los intendentes mayor manejo para el año electoral”, disparó.

Ese manejo está íntimamente relacionado con las pocas ganas que tiene Kirchner de ser candidato en la Provincia. “No lo veo al flaco siendo candidato”, disparó ante sus íntimos De Vido días atrás mientras que uno de los intendentes que mayor confianza tiene con ambos le negó taxativamente tal posibilidad a 24CON: “Estás en pedo vos (sic). Kirchner será el candidato a presidente en 2011, pero ahora no se va a presentar para nada”.

Entonces, de ser ciertas ambas conjeturas, es vital para el presidente del PJ nacional y de la debilitada Concertación Plural tener a mano a todos los intendentes traccionando para su lista de candidatos, que deberá competir con otros apellidos “ilustres” como De Narváez, Macri, Solá, Stolbizer, Binner o Carrió.

Comentá la nota