Si bien el plazo de obra es de dos años, no saben cuándo estará listo el edificio legislativo.

Si bien el plazo de obra es de dos años, no saben cuándo estará listo el edificio legislativo.
Fue bendecido el inicio de los trabajos en el predio de la ex Brigada de Investigaciones.
Ayer comenzaron las obras del nuevo edificio de la Legislatura, pero nadie sabe fehacientemente cuándo concluirán. Si bien en los contratos firmados se prevé dos años de plazo, todo dependerá de la disponibilidad de fondos (se solicitaron aportes del Ministerio de Planificación Federal de la Nación y del Banco Interamericano de Desarrollo), lo que determinará el ritmo de los trabajos.

El costo presupuestado ronda los $ 93,8 millones, que están afectados en una partida especial de la Provincia y no integran el presupuesto de la Legislatura, según explicó el presidente del bloque Tucumán Crece, Roque Alvarez.

"Más allá de lo que digan los pliegos, no sabemos cuánto tiempo demorará la construcción porque la crisis financiera global es de público conocimiento. Tenemos el aval del gobernador, José Alperovich, que afectó los recursos desde el Poder Ejecutivo para monitorear los avances. El objetivo es contar con un edificio que sea la caja de resonancia del pueblo, como homenaje al Bicentenario de 1816, y que se proyecte en el tiempo", aseveró.

El proyecto

Tras una sencilla ceremonia de bendición a cargo del padre Jorge Gandur, las máquinas de la empresa Tensolite comenzaron a moverse en el predio de avenida Sarmiento y Muñecas, donde funcionó la ex Brigada de Investigaciones de la Policía. Del viejo edificio sobreviven sólo las habitaciones sobre la línea de la fachada, declaradas patrimonio arquitectónico histórico provincial (el edificio fue construido hace más de un siglo por el arquitecto belga Alberto Pelsmaekers).

El acto inaugural fue presidido por el vicegobernador, Juan Luis Manzur, quien invitó a los legisladores de las distintas bancadas y a funcionarios del Poder Legislativo. Sin embargo, sólo una veintena de referentes oficialistas concurrió al lugar, donde firmaron un pergamino recordatorio.

La futura sede parlamentaria será construida en predio de 22 m de frentre por 72 m de profundidad, y contempla espacios para la biblioteca; las oficinas de los legisladores y de los empleados y funcionarios; cocheras cubiertas; el recinto de sesiones; una sala de proyecciones y el comedor, entre otras dependencias. Donde hoy está la plazoleta Humberto Viola, habrá un estacionamiento al aire libre reservado para la Legislatura.

Deuda a saldar

"Es un gran sueño que empieza a cristalizarse, porque tener un edificio propio que centralice toda la actividad legislativa, hoy dispersa en cuatro lugares, es una deuda que se debe saldar. Nosotros estamos en casas prestadas, mientras que le permitimos a los otros poderes del Estado que acrecienten su patrimonio", señaló Alvarez.

El legislador resaltó que la primera ley que posibilitó la edificación fue aprobada por unanimidad, y que, más allá de las mayorías circunstanciales, la Cámara reúne y reunió las más amplias representaciones políticas. También señaló que el proyecto fue cambiando a lo largo del diseño hasta llegar a un volumen de importancia, con ocho pisos y más de 12.000 metros cuadrados.

El dirigente peronista adelantó que, cuando dispongan de la nueva sede, afectarán los inmuebles que hoy ocupan al PE y a la Caja Popular de Ahorros. Sobre el edificio del recinto de sesiones (Rivadavia 25), podría ser afectado a la UNT. "No nos quedaremos de ‘ocupas’, pero son lugares históricos donde se resolvieron cosas importantes", señaló.

Comentá la nota