La Bicameral tratará la situación de EDECAT

La crisis energética y la deuda millonaria con Cammesa serán los principales temas de análisis
La comisión Bicameral de seguimiento de las empresas de servicios públicos privatizados, que preside el senador Daniel Saadi (FV), se reunirá esta tarde con funcionarios del Gobierno y de EDECAT, para abordar la problemática energética y la situación de la empresa por la deuda que mantiene con la mayorista del mercado eléctrico, Cammesa.

Anoche, el legislador, quien se encontraba en Buenos Aires, confirmó el encuentro, y dijo que no se fijó un temario concreto, sino que "se hablará en general sobre la situación de la concesionaria".

A las 18 está previsto que se inicie el diálogo de la Comisión con el ministro de Obras Públicas, Juan Acuña, y el subsecretario de Servicios Públicos, Rafael Assante. Posteriormente, se sumarán los directores que el Estado provincial puso en la empresa cuando la intervino el año pasado: Sergio Díaz, Pablo Gaffet, Oscar Andreatta, y Horacio Ludueña.

También fueron invitados funcionarios del Ente Regulador de Servicios Públicos (ENRE).

En primer término, Acuña y Assante deberán precisar el escenario que se produjo a partir de la ejecución de la garantía prendaria, a finales de octubre de 2008, que implicó el deplazamiento de la familia Tasselli de la conducción de la empresa. Por medio de este procedimiento, aún inconcluso, el Estado provincial tomó el control de 51% de las acciones clase "A" y nombró directores.

Esa medida decidida por el gobernador Eduardo Brizuela del Moral llegó al cabo de una semana en la que una protesta gremial inició una escalada que casi desencadenó un colapso de la prestación energética.

La transición fue bastante complicada, en parte, por la desinversión que enfrentaba la empresa y los problemas crónicos en el servicio, pero también por algunas trabas que la anterior administración puso a los nuevos responsables de la privatizada.

Hasta que quedaron confirmados los directores por la Justicia, se denunció, por ejemplo, un supuesto vaciamiento de las cuentas de la firma.

Posteriormente, el grupo de Taselli, IATE S.A., restringió el envío de datos a la nueva conducción, lo que dificultó el normal gerenciamiento.

Apenas intervenida, EDECAT recibió cinco millones de pesos de un fideicomiso que debía ser invertido en obras de infraestructura muy necesarias, para evitar que desde la Nación se restringiera el servicio.

Pero la firma ya había recibido otro préstamo antes, por el mismo monto, lo que implicó que el Gobierno autorizara a usar irregularmente casi un tercio del fondo fiduciario.

Preocupación por la deuda

Más allá de los problemas que en los últimos días hubo en el servicio por el alto consumo a raíz del frío, uno de los puntos más preocupantes de la actual gestión de EDECAT es la deuda que Cammesa le reclama por facturas atrasadas. La compañía que depende del Ministerio de Planificación Federal está pidiendo que se salde una cuenta de poco más de 20 millones de pesos, o de lo contrario iniciará sanciones que pueden desencadenar restricciones del servicio.

La firma inició una negociación que todavía sigue.

Comentá la nota