Biazzi no es optimista respecto al diálogo a la misionera e insiste en plesbicitar Garabí

El diputado provincial justicialista recordó que sus proyectos de reforma política, de transparencia institucional y de un nuevo sistema para el Tribunal de Cuenta, entre otros, no fueron tenidos en cuenta en la Legislatura. "Ni siquiera fueron debatidos en las comisiones", apuntó.
Posadas (Línea Capital). El diputado provincial justicialista Ricardo Biazzi no es muy optimista respecto al diálogo al que convocó el presidente de la Cámara de Representantes de Misiones, Carlos Rovira. También insistió en la necesidad de convocar a una consulta popular vinculante para que los misioneros digan si quieren o no la represa Garabí.

Acerca del diálogo reflexionó que "en principio se habla de una agenda de temas pendientes, sin la participación de las minorías. Entonces a lo sumo hay una invitación que puede ser saludable al diálogo y de escuchar al otro, pero no puede ser sólo un ejercicio recíproco de poner oídos atentos", manifestó el legislador cuyo mandato concluye el 10 de diciembre próximo.

Para Biazzi, "como resultado del diálogo debe haber la construcción de una agenda donde se considere que la minoría se pueda expresar, y ser parte de esa agenda y tener la oportunidad de explayarse sobre las perspectivas que generan determinados proyectos, y debatirlos".

En ese sentido, para Biazzi, a la hora del debate, personalmente le consta que sus proyectos vinculados no sólo a la reforma política, sino también a la transparencia, a un nuevo sistema del Tribunal de Cuentas, y a la distribución de recursos como nuevo sistema de coparticipación, entre otros temas, ni siquiera fueron considerados en las comisiones.

"No estoy pidiendo que se aprueben los proyectos que presenté sino que tengamos la oportunidad, en los ámbitos de debate como son las comisiones, de analizarlos", porque "habría la posibilidad de aportar desde la perspectiva de una minoría legislativa algunas cuestiones que desde la mirada del oficialismo quizás no estén presentes y pueden ser saludables para la sociedad. Sin embargo no se dio", dijo en el programa Curados de Espanto, en la emisora La Voz capital 99.3.

De cualquier manera, el diputado espera que a partir del 10 de diciembre el diálogo que propicia Rovira abra una compuerta, con un nuevo escenario en la Legislatura. "En muchas oportunidades los legisladores opositores hemos señalado la posibilidad de realizar, junto al gobernador (Maurice) Closs, la construcción de una agenda común para apuntalar temas juntos, como el gasoducto, Garabí, transporte ferroviario", relató y apuntó que "no puede ser que todavía el Gran Capitán sea una deuda pendiente y con argumentos absolutamente absurdos de que hay un juicio pendiente que no permite resolver la licitación, un sistema de transporte que tendría que estar funcionando después de la reactivación que produjo el kirchnerismo respecto al sistema ferroviario en algunos lugares. Se reestatiza Aerolíneas y no podemos poner en buen funcionamiento el tren que une Posadas y Buenos Aires. Cosas como esas podrían estar en una agenda provincial porque son de intereses legítimos de toda la sociedad, y sin embargo no se pudo hacer", lamentó.

"Sobre Garabí que decida la población"

El legislador provincial también se refirió a la necesidad de llamar a una consulta popular vinculante sobre la represa de Garabí, cuyo proyecto de ley presentó la semana pasada a la Cámara de Diputados.

"Independientemente de la respuesta que obtuvo el Gobierno de parte de Horacio Cameron (secretario de Energía de la Nación) al pedido de respetar el reclamo de Misiones; creo que un emprendimiento como Garabí tiene una envergadura desde el punto de vista del impacto ambiental sobre el territorio, sobre la población de una provincia como la nuestra, que necesita que la sociedad se expida a través de un mecanismo que está previsto constitucionalmente y al que se usa muy poco como es la consulta popular, que además debe ser obligatoria y vinculante. Es decir, que el resultado de esa elección obligue a los Poderes del Estado a actuar de acuerdo a lo que decida el electorado".

Remarcó que no le satisface ninguna respuesta que puedan dar los gobiernos de las provincias de Corrientes y Misiones o el propio Gobierno nacional sobre las cuestiones técnicas, "porque si estamos diciendo que es un tema de trascendencia pública, que necesita previamente una definición de toda la sociedad, para que recién después los Poderes del Estado actúen en consecuencia, creo que nosotros estamos en condiciones de hacer esa consulta, para que el Gobierno, con los elementos que tenga hasta el momento, la comunidad científica, los técnicos, los ambientalistas, sociólogos, antropólogos, todos aquellos que tengan algo que decir lo pongan sobre la mesa, y en definitiva será el pueblo misionero el que dirá que quiere para la provincia en materia de represas", indicó Biazzi.

Reflexionar sobre las consecuencias

Acerca de los intereses que existen para que se construya la represa, más allá de la generación de energía, el diputado justicialista manifestó que "no hay que olvidar que se está hablando de un presupuesto de tres mil millones de dólares, o sea son emprendimientos donde el volumen de recursos es muy grande".

Entonces planteó que "el gran interrogante es si cuando se trata de estas obras, hasta dónde la sociedad está dispuesta a impactar sobre sus recursos naturales", y añadió que "si el pueblo misionero llega al convencimiento que el impacto de esa obra excede a la propia existencia temporal de los que estamos viviendo en este mundo, uno tiene que reflexionar muy fuertemente sobre esas consecuencias. Hasta dénde se extiende esa contradicción entre el desarrollo supuestamente económico y los beneficios que traería, y un impacto negativo que tiene que valorar y dimensionar adecuadamente".

Con respecto al argumento de que la energía es importante, Biazzi se preguntó: "¿es la única alternativa que tiene la sociedad en su conjunto?, creo que no. En mi caso, me anticipo y admito que tengo una actitud militante respecto al plesbicito de Corpus, pero acá hay un paso previo que es que el Gobierno nacional no puede apoyar una decisión en Brasilia firmando un convenio el ministro de Planificación Federal -como ocurrió- afectando los recursos propios de una provincia sin haber tenido un paso previo de consenso institucional de esa provincia, y además, invitando como un convidado de piedra al gobernador Closs al acto simbólico de la suscripción de ese disparador inicial que termina en el llamado a licitación de ese emprendimiento", reflexionó.

Proyecto alternativo

Al consultarle sobre qué hará una vez que venza su mandato, el 10 de diciembre, Biazzi respondió que se dedicará a la docencia universitaria que ejerce desde hace 35 años. En el plano político, el legislador señaló que más allá de los resultados electorales, tiene que haber un proyecto alternativo que muestre otra forma de construir esta realidad social.

"Hay muchas materias pendientes y es posible actuar en la medida que se puedan aunar voluntades, luchar contra las adversidades y las estructuras preexistentes que parecieran imposibilitar una transformación distinta de la sociedad misionera. Por eso creo que hay que seguir trabajando y construyendo, y la prueba está en que mucha gente se acerca a preguntar cómo seguimos para plantear un espacio provincial que no está delineado".

Respecto al papel del Justicialismo, Biazzi remarcó que el Partido debería seguir manteniendo esta idea con la que se construyó la instancia de su candidatura a diputado nacional: "una actitud frentista, donde otros segmentos políticos de la sociedad confluyan en esa perspectiva de un proyecto provincial, como lo hicimos con el intendente de Oberá, el doctor Adolfo Pischick y Cacho Bárbaro. Hay que seguir nutriendo ese proyecto y aprovechar estos tiempos para ir construyendo una masa crítica de personas vinculadas al diseño y estudio de problemáticas concretas que necesita Misiones, para resolver lo que creemos que se hace mal en el ámbito de la gestión pública actual de la provincia", expresó.

Comentá la nota