Bianchi respaldó a Ischia, pero los dirigentes piensan en echarlo

Bianchi respaldó a Ischia, pero los dirigentes piensan en echarlo
"Creo que dirigirá ante Vélez", dijo ayer el presidente Ameal, aunque estudian la forma de rescindirle el vínculo, que vence a fines de 2009
Tiene las horas contadas. Eso es lo que piensan los dirigentes de Boca con respecto al entrenador Carlos Ischia. La eliminación en los octavos de final de la Copa Libertadores marcará el punto final de su ciclo como DT xeneize, por más que el contrato lo une hasta diciembre de 2009. Ayer fue un día de muchas reuniones en la Bombonera y tras una de ellas, el presidente Jorge Amor Ameal dijo: "Somos respetuosos de los contratos y hay un ser humano. Tengo que hablar con Ischia y estamos estudiando la situación. Hoy por hoy, no cabe la posibilidad de pedirle la renuncia, pero vamos a pensar qué es lo mejor para todos. El resultado con Defensor nos golpeó y nos hizo mucho daño. Creo que el domingo dirigirá ante Vélez... ¿Qué balance hago del ciclo Ischia? Hace seis meses salió campeón del Apertura, pero es obvio que estamos sufriendo mucho lo que pasó ahora, lo que implica perder la Copa para la gente de Boca, ¿no?".

Ameal estuvo reunido junto con el dirigente Marcelo London y Carlos Bianchi y el manager, en ese cónclave, respaldó a Ischia: "Debe seguir, debe cumplir su contrato", fue su postura, pero la mayoría de los dirigentes no sólo quieren despedir a Ischia, sino que hasta sueñan con que el Virrey sea su reemplazante, más allá de la cláusula puesta por él mismo para no interferir ni presionar en el trabajo de su amigo. Enseguida, Bianchi les aclaró que él no será el sucesor. Y cuando se retiró, desde el club empezaron a surgir las primeras alternativas: Alfio Basile y Jorge Bermúdez. "Tiene que ser alguien de la casa y con personalidad", se escuchó.

Antes, Carlos Ischia se presentó en la sala de prensa del Complejo Pedro Pompilio luego del entrenamiento con rostro serio y también dejó en claro su postura: "Estoy muy dolido, pero mi contrato es hasta diciembre y lo voy respetar a muerte, igual que cuando me vinieron a buscar de otros clubes y rechacé ofertas del exterior".

De todas formas, el director técnico fue autocrítico: "Soy el principal responsable de este momento y me hago cargo de eso. Soy el que hace los cambios y define la estrategia. El equipo está afuera de la Copa, pero hasta ahora los dirigentes me dieron muestras de apoyo. Yo voy a seguir salvo que los dirigentes digan lo contrario, aunque yo sentí el respaldo porque estuvieron en el vestuario luego del partido y para mí fue importante, significó mucho".

-¿Será complicado continuar a partir de ahora?

-No, no será complicado.

-Hay dirigentes que piensan que cumplió un ciclo...

-No, yo no voy a renunciar y ellos lo saben.

-¿Se siente firme?

-Firme en la postura; en el cargo no sé. El grupo de jugadores no merece que los deje en esta instancia.

La última frase fue la misma que utilizó bien temprano, por la mañana, en la reunión con sus jugadores, que no duró más de cinco minutos, antes de empezar con la práctica con la mira en el partido de mañana con Vélez, en Liniers.

Lo cierto es que ninguno de los futbolistas lo respaldó abiertamente, que hay muchos como Martín Palermo que están cansados de algunos manejos y de los privilegios que tiene Riquelme: "No era el camino correcto. Hace rato me doy cuenta. Además, por algo pasan las cosas", dijo el N° 9 casi mordiéndose los labios para no ir más allá ni comentar nada en caliente , tras la derrota con Defensor. Sin ir más lejos, horas más tarde se conoció que él será titular ante Vélez, mientas que Riquelme no se concentrará por molestias en su pie derecho.

El clima no es el mejor. Encima ayer, en la práctica matutina, un hincha invadió el campo de juego de la cancha 1 del predio y fue a saludar a Ischia. Le dio un abrazo y siguió con el grupo donde estaban Palermo, Vargas, Morel Rodríguez, Chávez y Palacio. Lo terminó sacando Mario Torres, encargado de la seguridad del plantel. ¿Lo más curioso? Se llama Marcos Velorio.

Si bien no es el único tema por resolver en Boca, el foco está puesto en la continuidad del entrenador. La última respuesta corresponde a Ameal.

-Jorge, ¿puede asegurar que Ischia sigue hasta fin de año?

-No, no lo puedo asegurar ni desmentir.

27 partidos jugó Boca en el año, de los cuales ganó 13, empató 6 y perdió 8 entre amistosos, Clausura y Libertadores. Igual, logró dos marcas negativas: fue la peor campaña en la Copa desde 2000 (nunca fue eliminado en octavos de final) y es el peor arranque en los torneos cortos.

Román se bajaría del torneo

Riquelme no estará ante Vélez por un dolor en la fascia plantar y un esguince en el tobillo derecho. Al parecer, el N° 10 pediría no jugar hasta el Apertura para recuperarse bien de la lesión que lo tiene a maltraer desde el 9 de abril. Battaglia tampoco estará en Liniers por una distonía en el isquiotibial bilateral.

Comentá la nota