Bianchi demandó a Yazlle por "calumnias e injurias"

En la Universidad Nacional de Salta siguen los conflictos con respecto a la situación de los docentes.

Ayer presentó un escrito en su descargo, en el Juzgado Penal y Correccional y de Garantías de sexta nominación, el docente de la UNSa, Lucio Yazlle en una causa por "calumnias e injurias" iniciada en su contra por la actual rectora de esa casa de altos estudios, Stella Pérez de Bianchi.

Las acciones legales llevadas adelante por la dirigente se basan en una carta que Yazlle escribiera detallando algunas acciones de Bianchi relacionadas con los derechos humanos (ver detalle), fechada hace dos años.

"Se trata de una reacción muy extemporánea porque se basa en una carta escrita en 2007. Extrañamente coincide con mi decisión de ser candidato al rectorado", recela Yazlle. El jueves, el científico que trabaja en la Facultad de Ciencias Naturales hará una presentación ante el Consejo Superior de la UNSa, "buscando proteger mi integridad laboral. Quiero que el Consejo Superior me dé garantías por lo que estoy pidiendo, que sean objetivos con mi situación, ya que la máxima autoridad del lugar donde trabajo me demanda penalmente. Poco puedo confiar en su objetividad", dice.

Tras negarse a atender a El Tribuno, la máxima autoridad de la universidad publicó una solicitada.

En el escrito que el abogado de Yazlle presentó ayer ante la Justicia, se recuerda la ley aprobada el 23 de noviembre pasado en el Senado de la Nación y que elimina la figura de "calumnias e injurias" por pedido expreso de la Corte Interamericana. El órgano internacional la tacha como una "conculcación de la libertad de expresión y violación a los derechos humanos". "Además, si uno se siente calumniado e injuriado, no espera dos años para buscar el resarcimiento", asegura Yazlle.

"Esta es la tercera vez que me presento para una elección. Y en otros años he tenido enfrentamientos duros, muy duros. Como con el doctor Viera, con quien confrontamos de manera muy fuerte, pero en ningún momento se nos hubiera ocurrido meter miedo al otro de esta forma. Si no se derogaba la figura, la pena preveía el resarcimiento económico o la cárcel", especifica el docente. "Pero tiene que ver con una forma de hacer política donde hay que ganar a cualquier costo, un reflejo de lo que hacen sus dirigentes nacionales. A partir de esa denuncia no tengo ninguna garantía. Es una situación muy complicada para mí. Pero en vez de desalentarme, todo indica la necesidad de participar. Sino dejamos campo para que sucedan las cosas que están pasando", se quejó.

Sin embargo, tengo confianza que en el Consejo Superior se vote para garantizar mis derechos", dice Yazlle.

Lavar la figura

El Tribuno intentó días pasados dialogar con Bianchi para que manifieste su postura, a lo que la rectora de la UNSa se limitó a contestar que "lo que tenga que decir lo voy a hacer a través de una solicitada que saldrá a la luz en los próximos días". Esa solicitada se publicó en la edición del domingo de este diario.

Al respecto, Yazlle señala haberse sentido "profundamente extrañado, ya que se dejan de lado muchas actividades académicas por falta de presupuesto y la conducción universitaria necesita sacar una solicitada de evidente alto costo para lavar su figura. Además, lo que se dice, a mi juicio, no es cierto. Es una falacia que se presente a la rectora como una gran defensora de los derechos humanos y no se puntualice estrictamente acerca de los casos que se aludieron en las notas periodísticas. No se aclara nada. Después se dice que la UNSa fue querellante en el juicio por sus desaparecidos. Algo que debía hacerse hace décadas, pero justo ahora... Es una escena montada por un grupo, algo que no es verdad".

"Se habla también de la cuestión de los territorios y el medio ambiente, pero muchos funcionarios del Ministerio de Ambiente y Desarrollo son ex funcionarios de la UNSa, o del grupo político que actualmente sostiene este doble discurso. El hijo de la rectora es un funcionario del Ministerio, por ejemplo", aseguró.

Yazlle agregó: "Creo que hay discriminación en todos los trámites. Sin ir más lejos, los míos duran años. Mi propio concurso por el cargo salió en 2006 y hasta ahora no lo he podido concursar. ¡Y ya estoy cerca de jubilarme! Lo mismo pasa con notas firmadas por mí. Por eso me sorprendió leer este intento de salvar las formas. Se nota la preocupación". PERIOD=[dchocobar / dchocobar]

La carta que inició todo

Lucio Yazlle es profesor de Economía Ambiental e integra la dirección del Partido Socialista de Salta.

En su carta de 2007, Yazlle comenzaba señalando que "El criminal nazi (Joseph Goebbels) e ideólogo de la propaganda nazi en base a su tristemente célebre "Principio de Orquestación" utilizaba la difamación en base a mentiras como otra forma complementaria de represión. Pareciera que en nuestra universidad tiene varios seguidores, entre ellos la rectora. Ante la coyuntura electoral en la UNSa y su carencia total de propuestas, su pésima gestión y el clima de persecución instalado, se dedicó a difamar a los candidatos a rector. En lo que a mí respecta, me acusa de haber sido, entre otras cosas, funcionario de la dictadura, basándose en una supuesta resolución del mes de noviembre de 1977 donde se me ordenan tareas como docente del Departamento de Ciencias Naturales, de hacerme cargo del mismo interinamente".

En esa misiva, Yazlle muestra su molestia por lo que considera "infamias" del grupo político que respalda a Bianchi. Esta infamia "me golpea duramente por mi historia de lucha y compromiso desde 1963 a la fecha, en el campo de las luchas sociales y es por eso que respondo a ese solo punto", dice en su escrito.

Luego especifica que "la actual rectora llegó a Salta en la etapa del genocidio iniciado por López Rega y la AAA (etapa 1974-1976), perteneciendo a una organización denominada Guardia de Hierro, la más pura expresión del nazismo en el peronismo y gozaba de los favores del régimen. Fue designada en la UNSa en 1977 sin tener antecedente docente alguno (surge de ver su currículum vitae), en tiempos donde se privilegiaba a los compañeros de ruta ideológicos. Jamás participó de una protesta social o causa en defensa de los derechos humanos (la excepción es cuando hay interés electoral, como ahora). Le puedo discutir el minuto a minuto de la actuación política de ambos en los últimos 43 años".

Luego concluye señalado que "el pragmatismo es malo y si uno, además de serlo, es fascista y adherente a la lógica del mercado en la educación, la ecuación tiene como resultado una gestión que instaló un clima de persecución y terror nunca visto en la universidad en democracia".

Comentá la nota