Beto Rivas se va del Concejo a pelear arriba

El 10 de diciembre dejará de ser concejal, pero Beto Rivas no se irá de la política: aspira a asesorar a legisladores de-narvaístas, y como objetivo de máxima, a pelear una banca de diputado provincial en 2011.
¿Cuál es tu sentimiento hoy (por el viernes), a unas horas de finalizar tu mandato como concejal?

-No sé si vos te acordás, que en diciembre de 2003 me hiciste esta misma nota.

Sí. Me dijiste que no volverías a ser concejal.

-Que no iba a volver a ser concejal nunca más. No porque tuviera a menos ser concejal, si no porque creo que se van cumpliendo ciclos, y que no es conveniente, entre comillas, estar mucho tiempo en una misma actividad. Por eso en 2005, cuando el entonces diputado Laso me llama para encabezar la lista, yo me resistí a hacerlo. En ese momento estaba como docente en el Instituto Federal de Asuntos Municipales (IFAM), en Buenos Aires, y eso me gustaba más. Y tuve que aceptar.

¿Por qué?

-Acepté porque evidentemente era necesaria mi presencia. Y no es que me disgustara ser concejal.

Decís que lo hiciste más por el Partido Justicialis-ta que por vos.

-Sí, fue así. Lo conversé largo rato con Laso, a quien le dije que en principio yo no quería. ´¿Pero cómo, ya no vas a hacer más nada?´, recuerdo que me dijo. ´No, quiero hacer otra, otra actividad´, le respondí. Como hoy. Y voy a tocar madera al decirte que no volvería nunca más a ser concejal.

¿Eso sentís y pensás hoy?

-Sí.

¿Pero es una decisión que está más firme que en 2003?

-Sí, es más firme. Porque hoy ya tengo cierta posibilidad que me ha dado Francisco De Narváez de jugar en la Séptima, ya en otras condiciones. En aquella oportunidad, era una pretensión mía hacer otra cosa. Hoy, esa pretensión mía ya tiene cierto reconocimiento de Francisco y de los compañeros con los cuales estamos actuando en la Séptima sección electoral.

¿De qué posibilidad estamos hablando?

-Mi intención es empezar a trabajar fuerte en la Séptima sección electoral. Poder tener relación en estos dos próximos años con algunos legisladores, en mi especialidad de asuntos municipales. Y mi pretensión, no digo que no, sería poder competir por un cargo de diputado provincial en el 2011 en la Séptima.

¿Eso fue hablado con De Narváez?

-Eso es lo que yo pretendo. No tengo el okay ni mucho menos, pero ya quienes dirigen el espacio de De Narváez en la Séptima, están en conocimiento de cuál es mi deseo. Pero también en estos dos años que vienen, me interesa poder actuar en asuntos municipales junto a los legisladores que asumirán en estos días. Y lógicamente, estaré muy cerca de Francisco De Narváez y de Alfredo Atanasoff, que acaban de jurar ayer, y también muy cerca de Alfredo Meckievi, que juró como senador bonaerense.

¿Qué pierde el Concejo de Bolívar con la salida de Beto Rivas?

-Me gustaría que a eso lo respondieran otras personas. Pero desde mi lugar, te diría que se está yendo un concejal que se interesa mucho por todo, que ha trabajado en forma muy objetiva y que le ha dedicado a esto mucho tiempo. Si lo hice bien o mal, lo dirá el resto de la gente del Concejo Deliberante. Pero yo le he dedicado mucho tiempo, con conocimientos sobre algunas cosas, que son conocimientos que la misma municipalidad me dio por haber sido yo contador municipal durante tantos años y también secretario de Hacienda.

¿Y qué pierde Beto Rivas yéndose del Concejo?

-Y bueno, la posibilidad de mantenerme no en el candelero, pero sí en la discusión de todos los problemas que se van planteando. Yo seguiré ocupándome, pero no es lo mismo que estar sentado en una banca.

Al mirar hacia atrás, uno comienza a hacer un balance de aquellas cuestiones que pudo llevar adelante, pero fundamentalmente de aquello con lo que no pudimos avanzar.

Deudas: sin el Foro, y con un hospital jaqueado

¿Y ahí, qué figura?

-Fundamentalmente, el tema seguridad. Hemos trabajado mucho tiempo, y me voy sin que esté conformado el Foro de Seguridad. No haber logrado un movimiento de las municipalidades del interior de la provincia de Buenos Aires -yo me lo propuse durante mucho tiempo-, en pro de ese reclamo por mejoras en la coparticipación para esos distritos. Yo puse mucho empeño en eso, y no logré lo que me propuse.

Y al igual que con la inseguridad, con la salud: no logramos solucionar el problema del hospital de Bolívar, que es el gran tema que se avecina. Yo siempre he dicho que el actual hospital es un logro del intendente Simón. Pero al haberse convertido en el único efector de salud, creo que los problemas se irán tornando cada vez más graves. Hay dos proyectos, que yo siempre estuve en ellos: el hospital abierto y el arancelamiento. Se dejó de lado el arancelamiento, para mí equivocadamente. Yo al pedir que se arancele la salud, estoy pensando sobre todo en los que menos tienen. Porque si el hospital se llega a caer, los que tenemos alguna reserva tomaremos un colectivo o un auto e iremos a Buenos Aires, mientras que para los que no pueden hacer eso, sería tremendo. Si el hospital se cae, se caerá arriba, sobre la cabeza, de los que menos tienen. Yo quiero un hospital arancelado sobre la base de que aquellos que menos tienen, sean atendidos (gratis), incluso suministrándoles los medicamentos. Pero no se puede tolerar que por los importantes aumentos en las prepagas, mucha gente haya dejado de pagarlas, destina ese dinero a otra cosa y va a hacerse atender gratis al hospital. Ese es el tema crucial que se debe entender. Fijate que este año, el gasto en salud está superando casi el cuarenta por ciento del Presupuesto.

¿Cuál es tu palabra para los concejales que asumen el 10 de diciembre, sobre todo para los que son más jóvenes y no tienen experiencia en la función, y seguramente te toman como figura referencial?

-Que estoy a su disposición. Les diría que en aquello que consideren que Beto Rivas los puede ayudar, sin dudas que tendrán al menos una charla conmigo. Eso, descartado, banderías políticas al margen. Incluso hemos comentado con alguien que el power point que armé cuando estuve esos dos años en el IFAM, sobre control de gestión municipal para concejales, estará a disposición de quienes crean conveniente que Beto Rivas pueda brindar una charla. Y también estará a disposición para dar un consejo, una apreciación, un punto de vista. Siempre pensando en hacer bien las cosas y sin un manejo político en el medio. El otro día, el intendente entrante, José Gabriel Erreca, me decía que cómo un concejal con mi experiencia se fuera a su casa, y quedara en una habitación todo lo que podría aportar. Yo le dije no era así, que yo estaría a disposición -y sin consentir políticamente nada- de todos aquellos que creyeran que domino algunos temas.

Comentá la nota