Bertoldi pidió que se garantice la seguridad

Denunció un "golpe institucional" ante una nueva toma por desocupados.

El intendente se reunió con la ministra de Coordinación, Zulma Reina, para que Provincia garantice la «seguridad institucional».

Centenario > El intendente Javier Bertoldi denunció ayer que el municipio está al borde de un "golpe institucional", a raíz de un nuevo conflicto con un grupo de desocupados que tomó el edificio para exigir alimentos y otras demandas sociales. El episodio generó una fuerte reacción política.

Ayer por la tarde Bertoldi, funcionarios de su Gabinete y concejales oficialistas estaban reunidos con la ministra de Coordinación, Zulma Reina, para que garantice la "seguridad institucional".

Bertoldi, en principio, había solicitado una audiencia urgente con el propio gobernador Jorge Sapag, pero no pudo concretarse por estar junto a la embajadora de Estados Unidos.

El pedido de la comuna al gobierno provincial es para que garantice la prestación de servicios básicos, mediante la custodia policial o por el préstamo de maquinarias, ya que los operarios no pueden acceder al corralón que está tomado.

El edificio está ocupado hace cuarenta días, y los operarios no pueden sacar las maquinarias y herramientas necesarias para afrontar todas las demandas de mantenimiento de calles y servicios públicos, que hoy se ven resentidos por el paro.

Para el jefe comunal, el agresivo paro de los municipales y la toma del municipio que se originó ayer están relacionados entre sí.

"No son dos cosas aparte, es todo parte de lo mismo de este paro. Por eso es que esto es un claro golpe a la institución y a la gestión de Gobierno", expresó el jefe comunal.

"Le dije que me den unos días que les conseguía los alimentos, pero no quisieron. Querían quedarse adentro del edificio. A la misma Policía le llamó la atención eso, por eso esto no es una toma, están buscando un conflicto", recalcó.

"No queremos el desalojo"

Bertoldi dijo que a pesar de que se hizo una denuncia en la Justicia por la ocupación del corralón, aclaró que "nosotros no queremos el desalojo, queremos que nos garanticen que podamos entrar a buscar las herramientas, después que se queden los que quieran".

El diálogo entre el Ejecutivo y el gremio es cada vez más confuso y lleno de "malos entendidos". La comuna propuso levantar las medidas para dialogar, aunque ello no implica que habrá una propuesta formal de un aumento en los salarios.

Comentá la nota