Berola: "Trataré de exonerarlos y si tengo que sacarles la tutela sindical, por ello iré"

El Vicepresidente de la Dirección Provincial de Puertos calificó de mentirosa la denuncia penal presentada en su contra por el delegado de ATE Maximiliano Fabro. Alejandro Berola reconoció haber sido abogado de la empresa Giro, pero solamente en materia laboral.
Precisó que la imputación en su contra responde a una cuestión política. Calificó de nefastos a los agentes del Puerto que ocuparon el edificio de esa dependencia pública y dijo que buscará exonerarlos.

El vicepresidente de la Dirección Provincial de Puertos, Alejandro Berola, consideró malintencionada y falaz la denuncia penal en su contra presentada por el delegado de ATE Maximiliano Fabro, en la que lo vinculó profesionalmente con la empresa Giro Construcciones, responsable de la obra de ampliación de la playa de contenedores de la terminal portuaria de la capital fueguina.

En su descargo mediático, Berola reconoció haber sido abogado de la mencionada empresa "desde mediados del año pasado hasta principios de este año, y los asesoré en cuestiones laborales. Ésa fue mi única actuación", dijo. Sostuvo que "en la denuncia dicen que fui abogado de Giro y ahora soy vicepresidente del Puerto y eso es cierto, pero no sigo siendo abogado de la empresa", aseveró el funcionario en declaraciones a FM Master's.

Berola también explicó que su supuesta participación el miércoles en una audiencia en el Ministerio de Trabajo como asesor de la empresa constructora es mentira. Indicó que esa imputación es producto de una errónea interpretación de los hechos por parte del personal portuario. Explicó que ese día estaba participando de la última audiencia de la conciliación obligatoria dictada en el conflicto del Puerto y "de casualidad también había una audiencia de la empresa Giro, y es cierto que me retiré y es verdad que saludé a uno de los gerentes de la empresa y que me puse a hablar con su nuevo abogado, al que no conocía", pero aseguró que resulta falso sostener que haya participado en la audiencia de Giro "para asesorar a la empresa; eso es una barbaridad", apuntó.

Estimó que el haber pretendido desprestigiarlo con esa imputación responde a la falta de "solidez en el reclamo" que viene sosteniendo este grupo de agentes que decidió el lunes ocupar la sede administrativa del Puerto.

Sostuvo que quienes llevan adelante la protesta "son tipos que ganan fortunas y que tienen mega sueldos", de entre 12 a 15 mil pesos, que persiguen "el conflicto por el conflicto mismo" y que carecen del respaldo de la mayoría del personal que trabaja en la Dirección.

Antes no decían nada

Berola dijo no entender los cuestionamientos que se han planteado tras el reinicio de la obra de ampliación de la plazoleta de contenedores, máxime teniendo en cuenta que desde sus inicios, allá por el 2006, ésta fue "una obra muy desprolija y estos tipos no decían nada". Entre estas desprolijidades, nunca objetadas por nadie, está que la obra no contara con proyecto ejecutivo, que el pliego no contemple sanciones para la empresa y que carezca de un cálculo serio del costo de 20 millones de pesos. "Yo pregunto qué es lo que están esperando y por qué tanto problema. Parecería que en alguna otra gestión recibieron algunas cosas que ahora no reciben", y de allí estas críticas, planteó a modo de suposición.

Para marcar diferencias con sus antecesores y la voluntad de las actuales autoridades portuarias por emprolijar el tema, mencionó que "esta semana vamos a tener consensuado el proyecto ejecutivo con ingenieros nuestros y con ingenieros de la Universidad de Córdoba, lo que nos va a permitir hacer el cálculo de economías y demasías" y definir entonces "que ritmo le voy a dar la obra" para acomodarla a las reales posibilidades financieras del Puerto.

Sostuvo que la obra está actualmente en ejecución y que "ya se han hecho dos certificaciones de 300 a 400 mil pesos cada una, que todavía no se han pagado que han pasado por todos los estamentos de control", por lo que nadie duda que los montos certificados "están bien certificados, porque hemos hecho todo como corresponde".

En cuanto al planteo de que la curva de inversión presentada por la empresa y firmada pro el Presidente de la DPP, contempla una erogación de 7 millones de pesos al año que desfinanciaría al ente, dijo que es verdad que si se tuviera que cumplir con esa curva de inversión "en un año el Puerto está fundido", pero aseguró que esa curva de inversión es una mera formalidad que se va modificar "cuando tengamos el proyecto definitivo", ya que en ese momento "vamos a ver cómo la podemos financiar" y si es necesario alargar el plazo de obra en el tiempo "para tener un curva de inversión que podamos afrontar".

Por la exoneración

El funcionario, tras precisar que sus denunciantes van a tener que responder ante la Justicia "porque esto es una mentira", negó que tenga pensado renunciar a su cargo. Es más, dijo que va a iniciar los sumarios administrativos de rigor para "tratar de exonerarlos a todos" y, que de ser necesario impulsará la perdida de la tutela sindical de la que pueda gozar algunos de los agentes que impidieron que él y el Presidente pudieran ingresar al Puerto.

Por otra parte, Berola alertó sobre el daño que estas protestas le ocasionan a la economía de la ciudad. A modo de ejemplo mencionó que este jueves debe reunirse con el representante de una armadora "que quiere trabajar unos 15 mil contenedores año, lo que representa el 30% de lo que hemos trabajado el año pasado", y estimó que ante la situación que se vive "me va a decir que con un Puerto así no puede trabajar".

Comentá la nota