El San Bernardo se quedó sin neurocirujanos de guardia

La crisis se prolongará al menos hasta el lunes, cuando los renunciantes se vean obligados a reincorporarse al trabajo.
"En estos momentos la guardia está sin neurocirujanos; todos los que había renunciaron y se fueron. El único especialista que queda soy yo, que soy el jefe y estoy de guardia pasiva; si me necesitan, voy". Así confirmaba Pantaleón Saladino, jefe del Servicio de Neurocirugía del hospital San Bernardo, la crítica situación de desprotección ante una emergencia en la especialidad.

Lo alarmante es que desde ayer a las 8 de la mañana el principal centro quirúrgico de la provincia y la región está sin guardia permanente en Neurocirugía. Problema que se prolongaría al menos hasta el lunes, con todo el riesgo que ello implica, ya que los fines de semana -por los accidentes de tránsito- es cuando más surgen este tipo de urgencias.

Las emergencias son cubiertas por el jefe del servicio. De ser necesario, derivarán pacientes a la parte privada.

El conflicto se inició cuando cinco profesionales renunciaron a sus funciones hace dos meses, tras haber buscado de forma infructuosa un aumento salarial. Inicial y legalmente, las dimisiones entraban en vigencia el pasado 23 de diciembre, aunque los médicos habían resuelto esperar 15 días más, a pedido de las autoridades. Como finalmente se les respondió que no era posible darles un aumento en lo inmediato, comunicaron que efectivizarían las renuncias a partir del día 15, o sea, ayer.

El hospital solicitó un recurso de amparo, "para salvaguardar el interés superior, que es la salud de la comunidad". La jueza Marta Bossini de Aguilar hizo lugar al pedido y dispuso no innovar, en un fallo que se conoció el jueves pasado al mediodía.

Pero, aparentemente, los renunciantes no fueron notificados a tiempo. La última guardia comprometida terminó ayer a las 8, y la profesional que la hizo marcó la salida y nadie más la vio.

No fueron a trabajar

Vale recordar que los cinco renunciaron sólo a la función de guardia y se mantienen activos en sus cargos de planta en el servicio, que incluye consultas (ambulatorias y en internados), cirugías programadas y curaciones. Casualmente, ninguno se presentó ayer a realizar sus tareas habituales de planta. "Tendrían que estar acá, pero parece que decidieron faltar... el caso es que no se presentaron. Y sí, se lo descontarán del sueldo, como a todos en este caso", respondió Saladino, al ser consultado.

Resaltó que hasta donde él estaba enterado "ninguno había sido notificado. Creería que lo están intentando y quizá no los encuentran. Pero es raro, porque hasta las 8 de hoy (por ayer) hubo una doctora en la guardia y no le notificaron nada".

Cuenta que la primera comunicación oficial sobre el recurso de amparo la tuvo ayer, pasadas las 9, "cuando me llamaron a la gerencia para mostrarme la orden judicial. Les dije que la gente de la guardia, incluyendo a los que habían renunciado y no habían recibido ningún tipo de notificación ni nada hasta ahora, no vinieron al servicio. O sea, no hay neurocirujanos de guardia. Salvo que los encuentren y notifiquen antes, habrá que esperar hasta el lunes".

Comentá la nota