Bermejo, el pueblo que sale de la oscuridad del desierto

A partir de ésta noche, Bermejo presentará un cambio fundamental en su aspecto cuando la luna aparezca en el horizonte encendiendo luminarias.
Será el momento en el que las autoridades de Caucete y los vecinos, bajarán la palanca del transformador que prenderá las lámparas de la iluminación pública, en el acto de inauguración de ese servicio que será multitudinario por la gran cantidad de personas que se encuentran en ese lugar donde se celebran las patronales por San Expedito.

Bermejo dejará de ofrecer la imagen lúgubre de un pueblo en penumbras a los que pasan de noche por la ruta 141, dando vida al ámbito desértico que lo rodea. Pero no es solo la cuestión estética paisajística lo que más interesa a sus habitantes. Pedro Vega Aballay, que nació y vive en el lugar, con sus 71 años a cuestas, comentaba que ese servicio era muy necesario ya que "en las noches, sobre todo cuando no hay luna, no sen ven ni las manos y en estos tiempos, aunque aquí no se da mucho, gracias a Dios, la inseguridad también existe. Siempre puede aparecer algún malandra que borracho o no, quiera maltratar a alguien".

Al margen de lo anecdótico y de ciertos ribetes humorísticos con el que muchos lugareños se refieren al alumbrado público, propio de los pueblos chicos, concretamente el proyecto fue emprendido exclusivamente por la municipalidad de Caucete con fondos propios. La cantidad invertida por la comuna en la obra alcanzó los 47.000 pesos y, entre otros detalles, fueron instalados 70 brazos pescantes con igual cantidad de lámparas de tipo meriza y de sodio.

En cuanto a lo que deberán pagar los contribuyentes, el monto por mes es de 10,70 pesos, cifra que estaría incluida en la boleta de la luz que cobra la Distribuidora Eléctrica de Caucete S.A.

Una de las curiosidades que padecía la gente del lugar, y que fue motivo de protestas y reclamos durante años, es que hace por lo menos una década que estaban pagando por ese servicio que no tuvieron nunca y que recién desde hoy podrán disfrutar.

Silvio Ibáñez, secretario de Obras Públicas del municipio de Caucete, comentó orgulloso que la obra, por sus características, constituye un hecho histórico en el departamento y que no solo implica un beneficio para las alrededor de 500 personas que residen allí, sino también para la gran cantidad de visitantes que llegan, sobre todo los fines de semana o los días festivos, para venerar, pedir favores o dar gracias a San Expedito.

Comentá la nota