Berlusconi exige millonaria indemnización a diario italiano

El premier demandó por dos millones de euros al diario de izquierda L’Unitá por editorializar sobre sus fiestas con prostitutas.
El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, presentó dos demandas judiciales por difamación contra el diario L`Unità, informó este miércoles el periódico de izquierda a través de un comunicado.

Berlusconi le exige al diario italiano dos millones de euros de indemnización por artículos y comentarios sobre su vida privada, lo que llevó a la dirección del diario a sostener que el premier italiano, "como el fascismo antes de él, quiere cerrar el diario fundado por Antonio Gramsci", uno de los padres del Partido Comunista Italiano (PCI).

"L`Unità recibió en la mañana de este miércoles dos citaciones por daños en las que Berlusconi reclama una indemnización de dos millones de euros por algunas de las informaciones y editoriales relacionadas con los escándalos sexuales en que el premier se ha visto sumido en los últimos meses", señaló el comunicado.

Berlusconi pidió además la "condena a una pena para la directora del diario, Concita de Gregorio, las periodistas Natalia Lombardo y Federica Fantozzi, la editorialista Maria Novella Oppo y la escritora Silvia Ballestra", agregó el texto, citado por la agencia de noticias ANSA.

Ambas denuncias, sostuvo L`Unitá, se refieren "a las críticas formuladas al premier acerca del hecho de que no participara en citas internacionales a causa de su participación contemporánea a encuentros con la prostituta Patriza D`Addario" y a que "se estima difamatoria la reconstrucción de las relaciones entre los ambientes cercanos al premier y las jerarquías vaticanas, para lograr que éstas tuvieran una actitud indulgente hacia el premier".

L`Unità no es el primer diario que recibe una denuncia del premier italiano. El semanario L`Espresso y el diario La Repubblica también recibieron citaciones y, además, Berlusconi está estudiando el modo de proceder contra el periódico español El País y el semanario francés Le Nouvel Observateur.

Comentá la nota