Berlusconi estrena partido en Italia

Se trata de la fusión entre Forza Italia, fundado por Berlusconi en 1994, y Alianza Nacional, de la derecha posfascista.
El jefe de gobierno y magnate de las comunicaciones Silvio Berlusconi reforzó su absoluto y mediático poder sobre la derecha italiana al inaugurar ayer en Roma el congreso fundador del nuevo partido Pueblo de la Libertad (PDL).

Como una estrella de rock, Il Cavaliere, como suele ser llamado el primer ministro Berlusconi, inauguró a última hora de la tarde el congreso que sella la fusión entre Forza Italia (FI, fundado por Berlusconi en 1994) y Alianza Nacional (AN, derecha conservadora posfascista). El nuevo partido goza de una popularidad inusual en Italia con el 42 por ciento de las intenciones de voto, según un sondeo del Instituto Euromedia Research publicado el jueves.

El partido PDL nace en un momento en el que Berlusconi domina los resortes del poder y no parece sufrir ningún desgaste a pesar de estar gobernando a través de una grave crisis y de que la economía pasa por una profunda recesión. "Vamos a llegar al 51 por ciento, verán, sabemos cómo llegar y llegaremos", prometió Berlusconi, quien lidera una "revolución liberal, burguesa y popular", dijo, a la vez que repetía sus usuales críticas a la izquierda. "El comunismo produjo horror, terror y miseria y sólo la izquierda italiana no ha aprendido la lección que dejaron los 100 millones de muertos por el comunismo", aseguró.

El I Congreso del Pueblo de la Libertad se celebra exactamente 15 años después de que Berlusconi, entonces el hombre más rico de la península, ganara los primeros comicios electorales de su vida, pocos meses después de que se lanzara al ruedo político. El congreso tendrá lugar en la Feria de Roma durante tres días, El nacimiento de la nueva formación dos meses antes de las elecciones europeas de junio forma parte de la estrategia de la derecha italiana de aniquilar del panorama nacional a la izquierda, en plena crisis de identidad.

"Berlusconi impregnó de su personalidad a su nueva criatura. La derecha seguirá dependiendo de su carisma y de su liderazgo", sostiene en un editorial el diario económico Il Sole 24 Ore. "No hay que descartar que el nuevo partido siga el declive de su líder", de 72 años, añade el rotativo, al analizar las consecuencias y el alcance del culto a la personalidad en la nueva formación.

Para muchos críticos, sobre todo de la oposición, con esta nueva operación política Berlusconi se consolida como el único líder de la derecha y se limita la democracia italiana. "No me preocupa el nacimiento del PDL ni la descomposición y composición del sistema político. Me preocupan los objetivos de Berlusconi, que son dictatoriales", comentó el juez anticorrupción Antonio Di Pietro, líder de Italia de los Valores.

"Berlusconi desprecia la democracia y mantiene una actitud patronal, típica del mundo empresarial", comentó por su parte Massimo D’Alema, uno de los mayores líderes de la izquierda. Inclusive personalidades de centro, como Pier Ferdinando Casini, líder de la pequeña formación demócrata cristiana UDC y ex aliado de Berlusconi, estima que "Silvio Berlusconi es el PDL. Es un partido que nace y muere con él".

La idea de fundar un gran partido de la derecha italiana fue lanzada en noviembre del 2007 por el mismo Berlusconi, quien invitó a sus aliados a fusionarse en una sola fuerza. Pese a las dudas de su líder Gianfranco Fini, la Alianza Nacional, heredera del posfascista Movimiento Social Italiano, decidió formar parte del gran proyecto.

Para Fini, actual presidente de la Cámara de Diputados, se está preparando la Italia del futuro: "Es un proyecto para los próximos 10 años, un instrumento de la democracia", dijo. "Somos aliados desde hace 15 años, no tenemos grandes divergencias de fondo", reconoció Fini, de 57 años.

Considerado como el "delfín" del Cavaliere, Fini es uno de los pocos aliados que suele deslindarse de la línea de Berlusconi sobre temas como inmigración, defensa de las prerrogativas del Parlamento y papel del mundo laico frente a un primer ministro que se siente y actúa como todopoderoso.

Cerca de 6000 delegados, provenientes de toda Italia, asisten al congreso, repartidos así: 3500 de FI y 1800 de AN, que tiene garantizado el 30 por ciento de los cargos internos. El PDL formará parte a nivel europeo del Partido Popular Europeo (PPE).

Comentá la nota