Berlusconi defendió su rechazo a los inmigrantes

Dijo que en Italia "consideramos que las puertas deben estar cerradas o entreabiertas, pero para los que vienen a Italia para trabajar e integrarse". "Damos asilo para los que vienen de donde falta la libertad", aclaró
El presidente del Consejo de ministros italiano, Silvio Berlusconi, dijo que en los barcos que trasladan inmigrantes clandestinos hacia Italia "prácticamente" no hay "personas que tengan derecho de asilo", excepto "casos excepcionales". Así se refirió el premier a la polémica sobre el "rechazo" de los inmigrantes hacia las costas libias contra el cual este lunes se manifestó el Consejo de Europa, auspiciando un cambio de dirección de la política italiana.

Sobre la cuestión intervino también el presidente de la Cámara Gianfranco Fini que, en visita en Argelia, invitó a distinguir entre inmigrantes sin requisitos y los que en cambio los tienen para pedir asilo en Italia. Al llegar a Sharm el Sheikh, donde se reunirá hoy con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, Berlusconi prefirió no responder a las preguntas de los periodistas sobre las declaraciones de Fini, aunque marcó la diferencia con una izquierda que, según dijo, "quiere que las puertas de nuestro país estén abiertas a todos, aún también a los clandestinos".

"Nosotros, en cambio -dijo el premier- consideramos que las puertas deben estar cerradas o entreabiertas pero para los que vienen a Italia para trabajar e integrarse".

Berlusconi dijo que no le agrada la palabra "rechazo": "No me gusta. Aquí se trata de impedir la entrada en Italia de personas que no reúnen los requisitos previstos por la ley". Por otra parte, para los que piden asilo en Italia, observó el premier, "hay leyes que imponen darlo: damos asilo para los que vienen de países donde falta la libertad" porque este gobierno tiene "siempre un espíritu humanitario".

Comentá la nota