Berlusconi culpó a su esposa y a Kaká por los bajos resultados electorales

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, culpó de que el resultado electoral obtenido por su partido fuera inferior al esperado, al escándalo surgido por su amistad con la joven Noemí Letizia, a su esposa, Veronica Lario, e incluso a la marcha del delantero brasileño Kaká del Milán.
Según publicó el diario milanés "Corriere della Sera", Berlusconi reconoció anoche ante sus más allegados que el escándalo "Noemí" tuvo una mayor influencia de la esperada en las urnas, donde el Pueblo de la Libertad (PDL) recibió un 35,2 por ciento del voto cuando esperaba diez puntos más.

El mandatario manifestó, además, que la baja cantidad de votos también es producto de la petición de divorcio de Lario hecha a través de los periódicos, y agregó que el anuncio del fichaje de Kaká, ex jugador del Milan de Italia, por el Real Madrid habría comportado una fuga de votos de seguidores milanistas.

Asimismo, atribuyó parte de su "fracaso" por no llegar al 45 por ciento del consenso, a los conflictos internos de su partido en Sicilia y al abstencionismo.

A pesar de la pérdida de votos, Berlusconi salió beneficiado ante los resultados obtenidos, ya que su partido pasó de 25 a 29 escaños en el Parlamento Europeo (PE), mientras la principal formación de la oposición, el Partido Demócrata (PD), ha perdido tres parlamentarios.

El diario "La Repubblica" informó hoy de que Berlusconi se lamentó por la falta de apoyo recibida por parte de algunos sectores de su partido y sobre todo del presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, considerado por muchos como el delfín de "Il Cavalliere".

"Lo he hecho todo yo y me han dejado solo. Si no me hubiera presentado como candidato hubiera sido peor", declaró Berlusconi, y reiteró que en el último mes ha sido víctima de una maniobra para desacreditarle por parte de algunos medios de comunicación internacionales

Comentá la nota