Bergoglio reveló que un cura fue amenazado por sus denuncias contra el tráfico de drogas

El arzobispo de Buenos Aires reveló que el blanco de la amenaza fue un cura que trabaja en las villas. Había firmado un informe que denunciaba "una despenalización de hecho" de las drogas
El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Iglesia Católica, cardenal Jorge Bergoglio, reveló en su homilía en la Plaza de Mayo que un sacerdote "fue amenazado" por firmar un duro documento contra la droga, que se difundió hace dos semanas.

"En el día de ayer, uno de los sacerdotes firmantes de ese comunicado fue amenazado. Las amenazas no son chaucha y palito y no sabemos en qué van a terminar. Está claro que el mensaje es 'si hablás, denunciás, te viene la amenaza'".

Hacía referencia al informe presentado el pasado 4 de abril por el Equipo de Sacerdotes para las Villas de Emergencia de la Arquidiócesis de Buenos Aires sobre la situación de las drogas en los asentamientos. Allí, señalaron a "los chicos como las principales víctimas".

Los diecinueve sacerdotes que firmaron esta reflexión, la segunda en dos años, aseguraron que en las villas "la droga está despenalizada de hecho" (Ver nota relacionada).

El sacerdote Gustavo Carrara aclaró a Infobae.com que por el momento "no revelarán el nombre" de quien recibió las amenazas.

"No tenemos idea de lo grave que es esta propuesta tenebrosa de la droga, esta corrupción que llega a repartirse en las esquinas de las escuelas", afirmó el cardenal, al hablar durante la misa que se realizó por la educación frente a la Catedral Metropolitana.

"La droga es un gravísimo problema. Esto no es una cuestión de estos sacerdotes (que trabajan en las villas), es cuestión de todos los sacerdotes y obispos" que apoyan esa declaración realizada hace dos semanas.

El sacerdote Gustavo Carrara, integrante de la Comisión Arquidiocesana para la Pastoral en Villas de Emergencia, confirmó a Infobae.com que existieron amenazas pero aclaró que por el momento "no se revelará el nombre" de quien recibió las advertencias.

Comentá la nota