Bergoglio: "En la Ciudad están los que caben y están los que sobran"

Bergoglio: "En la Ciudad están los que caben y están los que sobran"
El cardenal brindó una misa en Plaza Constitución para inmigrantes indocumentados, mujeres en situación de prostitución y cartoneros. Advirtió sobre la "trata de personas" y dijo "que Buenos Aires deje de llorar porque vende a sus hijos".
Bergoglio comparó a la ciudad con Caín, el personaje bíblico que responde con ironía a Dios cuando éste le pregunta "dónde ésta tu hermano". "Esta ciudad hace como Caín que contesta: 'acaso yo me tengo que ocupar de todo", aseveró.El arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Jorge Bergoglio, abrió un nuevo capítulo en el enfrentamiento con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner por el índice de pobreza.

Durante una misa en Plaza Constitución para inmigrantes indocumentados, mujeres en situación de prostitución y cartoneros, el religioso aseguró que "en la Ciudad de Buenos Aires están los que caben y los que sobran" y enfatizó que "estamos llenos de volquetes existenciales que son despreciados".

También advirtió sobre "la trata de personas" y sobre la situación de los "talleres clandestinos". Hizo foco en la Ciudad de Buenos Aires, donde dijo que existe "una máquina de destrucción y de descarte de gente".

Bergoglio se solidarizó que aquellos que padecen situaciones de esclavitud y los exhortó a "gritar", para que "esta infernal máquina de exclusión y descarte, cambie el corazón".

"Tenemos que luchar todos juntos para que esta ciudad se dé cuenta dónde ha caído y llore. Y se corrija y haya justicia. Gritemos con fuerza y sin miedo. No a la esclavitud, no a los que sobran, no a los chicos, hombres y mujeres como material de descarte", sostuvo.

Agregó que a "hombres, mujeres, chicos y chicas se los trata como mercancía" y "son objetos de trata" que es el fruto "del mundo de la coima que hace lícito que esto sea posible". "Que Buenos Aires deje de llorar porque vende a sus hijos", señaló el principal referente de la Iglesia Católica argentina.

La misa fue organizada por segundo año consecutivo por las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, las parroquias del Decanato Boca-Barracas-Constitución y el Departamento de Migraciones del Arzobispado de Buenos Aires.

Adhirieron además la Cooperativa La Alameda y el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), organizaciones que denunciaron casos de explotación y trata de personas en talleres textiles clandestinos y prostíbulos.

Esta vez se eligió Plaza Constitución, por ser ésta la zona de Buenos Aires donde se concentra buena parte de las denuncias por trata, tráfico, trabajo esclavo, narcotráfico y prostitución, que la Alameda y el MTE motorizaron junto con la Defensoría del Pueblo y diputados nacionales ante juzgados federales.

Comentá la nota