Benítez, un paso hacia una nueva divergencia

Quien es el presidente actual del radicalismo provincial fue paradójicamente el único radical en la Legislatura que votó a favor de la expropiación de Zanon. "Estas decisiones son política de Estado", dijo Benítez.
El diputado Eduardo Benítez fue el único representante de la UCR que avaló el proyecto de expropiación presentado por el gobierno provincial, y concretó así lo que ha sido su primera divergencia en una etapa del radicalismo que pretende liderar, con rumbo al 2011, el diputado nacional electo Horacio Quiroga.

Benítez dijo "estas decisiones que son política de Estado no tienen que dividir a la sociedad entre quienes apoyan y quienes rechazan el proyecto", y destacó que como hombre que ha estado a cargo de una intendencia, entendió perfectamente "que siempre tenemos que mirar las dos caras de las decisiones, los que son beneficiados y los que

tienen que seguir esperando".

La decisión de Benítez no es un dato menor en la Cámara, sobre todo si se tiene en cuenta que es el presidente del bloque de la Concertación, que comparten radicales y peronistas.

En la sesión, Benítez dijo que "el proyecto de expropiación de la Fábrica Zanón es una oportunidad histórica para demostrar nuestra madurez democrática a los fines de realizar los esfuerzos colectivos necesarios para preservar las 400 fuentes de trabajos involucradas en este proyecto".

Sostuvo que "es una necesidad suprema mantener y fortalecer la justicia social en nuestra provincia y Zanón es una oportunidad para ello".

En un fuerte respaldo a la cooperativa FASINPAT, destacó que "son ellos los obreros quienes han demostrado su capacidad de transformación y no se resignaron a ser un numero más en una lista de desocupados del territorio neuquino generada en la década del 90".

Dejó además un mensaje para sus correligionarios: "estoy orgulloso de presidir la UCR y por el lugar que ocupamos y de donde venimos siempre voy a estar del lado de los trabajadores", dijo.

Comentá la nota