Los beneficios del cambio horario son "relativos", según Oscar Montero

Desde Coopelectric, el ingeniero Oscar Montero relativiza los beneficios de la modificación horaria, aduciendo que la gente "va trasladando sus actividades" en respuesta a ese corrimiento que persigue, básicamente, traducirse en ahorro energético.
Correspondería modificarlo el tercer domingo de octubre, que en nuestro país coincide con el Día de la Madre. Sin embargo, en estos días comenzó a encenderse la polémica respecto de los pros y los contras de "ubicarse" en un huso horario diferente al que nos corresponde. Y en este sentido, el gerente de Coopelectric, ingeniero Oscar Montero, aseguró una vez más que los beneficios de esa modificación son "relativos".

El cambio de huso horario quedó establecido a través de la Ley 26.350 votada por el Congreso de la Nación en diciembre de 2007. El mismo se implementa desde mediados de octubre hasta marzo, en coincidencia con los postulados del Plan Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (Pronuree), aunque requiere de una formalización expresa del Poder Ejecutivo Nacional. De hecho, el año pasado la modificación de la hora oficial se estableció a través del Decreto 1693 publicado en el Boletín Oficial, con las firmas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner; del entonces jefe de Gabinete, Sergio Massa; y del ministro de Planificación, Julio De Vido.

"Fíjase el período estival correspondiente al año 2008/2009 desde la cero hora del tercer domingo del mes de octubre de 2008, y hasta la cero hora del tercer domingo del mes de marzo de 2009, en todo el territorio de la República Argentina", aseguraba ese documento que en sus considerandos, mencionaba el objetivo de ayudar a reducir el consumo eléctrico.

Consultado sobre la eficacia de la medida, Oscar Montero apuntó que "tiene efectos positivos y también negativos". Entre los primeros, citó el efectivo y marcado ahorro que producen las grandes oficinas públicas, organismos en los que se busca trabajar en los tramos que permiten un mejor aprovechamiento de la luz solar. Allí todos los horarios, los de rutina, se organizan en el mismo sentido". Sin embargo, el gran público no respeta esas normas y "va trasladando el trabajo y las costumbres con el nuevo horario, con lo que no produce variaciones en el consumo".

"El ahorro efectivo que se produce es muy relativo, simplemente porque la gente modifica sus quehaceres 'siguiendo' al horario no produce cambios importantes", sintetizó el profesional.

Una hora menos

Lo cierto es que, de regir el segundo cambio horario, las agujas deberían "robarle" una hora al Día de la Madre. Es que cuando el reloj llegue a las 23.59 59" del sábado 17, los habitantes de las provincias involucradas en el cambio deberían pasar directamente a la 1 de la madrugada de ese domingo.

La Ley 26.350, sancionada el 26 de diciembre de 2007 a efectos de ahorrar energía, estableció como hora oficial de invierno la del huso de tres horas al oeste de Greenwich (-3) y para el verano, la del huso -2. Así, once provincias del este y la Capital Federal adelantaron el 19 de octubre de 2008 una hora sus relojes por la aplicación del Decreto 1.693/2008 que fijó el período estival para el huso horario desde la cero hora del tercer domingo de octubre de 2008 y hasta la cero hora del tercer domingo de marzo de 2009, cuando regresaron al huso anterior.

Aquel octubre el país se dividió en dos husos horarios: 13 provincias, las del Oeste, no modificaron la hora. Pero la llegada de marzo tampoco se tradujo en un alineamiento de la hora oficial del país, porque San Luis, que no adelantó la hora en octubre, en marzo la atrasó, con lo que la Argentina volvió a tener dos husos horarios. El ahorro efectivo producido por la medida quedó desdibujado en medio de una nebulosa y el procedimiento sigue generando más dudas que certezas.

En otros países del mundo -existen por lo menos 70 naciones que adoptan cambios de esta naturaleza- "estas medidas suelen repercutir favorablemente", argumentó ayer para este Diario el Ing. Montero, hablando de aquellos puntos donde la luz solar tiene un efecto de mayor tiempo de exposición. En contraposición, en aquellos territorios que geográficamente se acercan a la zona polar, como nuestro caso, los beneficios resultan menores.

¿Si el año pasado el ahorro fue cuantificable desde lo estadístico? "Realmente no se puede observar o medir el efecto que produce el cambio, porque realmente es muy poquito y durante el período que se podría medir, el uso de la energía es tan variable que no se le puede adjudicar al cambio horario", finalizó el responsable del ente cooperativo local.

Comentá la nota