Beneficiarios manifestaron frente a la sede del IPAV

General Pico) - Alrededor de 50 personas se acercaron hasta la sede que la entidad tiene en General Pico con la intención de reunirse con sus autoridades. Durante el cónclave, los funcionarios expulsaron a la prensa.
Autoridades del Instituto Provincial Autárquico de Vivienda (IPAV) se reunieron, ayer por la mañana, en la sede del organismo en General Pico, con un grupo de manifestantes que reclamaban por la entrega "inmediata" de las casas adjudicadas hace más de un año y medio.

Posteriormente al cónclave, el gerente general del organismo, Miguel Elorriaga, dijo que el resultado de la reunión fue positivo y que todos se fueron muy conformes. "Nuestra intención fue venir a ratificar la fecha estipulada por el presidente del IPAV, Julio Rojo, sobre algunas viviendas a entregar en el barrio Rucci de esta ciudad". Según el funcionario, las casas serían otorgadas sobre fines de mayo.

"Tratamos de aclararle a estas personas que las obras dependen del tramado de energía eléctrica que está realizando una firma de esta ciudad desde los últimos días de abril, y cuyo plazo a terminar es de 30 días", apuntó al manifestar que terminado dicho lapso se entregará un total de 89 viviendas.

Miguel Elorriaga dijo que en un sector todavía resta terminar 32 casas, ubicadas en el mismo barrio, de las cuales se está haciendo cargo otra empresa del rubro. "Debido a una serie de detalles particulares la firma constructora se va a demorar unos 45 días más en concluir su tarea", afirmó. Además, añadió que actualmente se está trabajando en otras viviendas encuadradas en la misma área geográfica, cuya culminación se estima en diez meses.

Paciencia.

Elorriaga explicó: "La única manera que tenemos de entregar las viviendas es teniendo el contrato realizado". Luego detalló que, por ejemplo, si existe un convenio de 50 viviendas pero cinco de ellas no están terminadas, no se puede realizar la adjudicación. "El resultado de esta reunión fue positivo y los manifestantes se fueron muy conformes", afirmó luego.

Luego, el gerente general pidió a los beneficiarios que "tengan un poco de paciencia porque faltan pocos días para la entrega". No obstante, advirtió que podría haber alguna demora en función de que la obra es al aire libre y depende del clima.

El conflicto se había originado semanas atrás, cuando un grupo de adjudicatarios del barrio Rucci de esta ciudad reclamaban por la entrega de viviendas ubicadas en el sector comprendido entre calles 107 entre 2 y 300, adjudicadas hace poco más de un año.

La manifestación había comenzado con una protesta espontánea de un grupo de beneficiarios y tuvo su continuidad ayer, cuando unas 50 personas se reunieron con las autoridades del IPAV. "Queremos que Julio Rojo dé la cara", dijo una de las mujeres durante la reunión, que estuvo dividida en dos partes.

Comentá la nota