Beneficiarios del Iprodha se organizan contra los aumentos.

Para los propietarios, la modificación de los valores es ilegal. Amenazan con movilizarse frente a las casas de funcionarios.

Posadas. Un grupo de beneficiarios de viviendas del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) comenzó a reunirse para reclamar ante el organismo y ante la justicia por los aumentos que sufrió durante los últimos meses el monto total a amortizar, aplicado a las viviendas.

Según los referentes del grupo, Sergio Báez y José Luis Osorio, ya son doce los barrios posadeños adheridos a los reclamos, y en los próximos días tienen pactadas visitas a otros grupos habitacionales para informar sobre la situación y descartan la adhesión como un hecho.

En el interior de la provincia también los vecinos comienzan a organizarse para hacerle frente al instituto por estos aumentos que consideran injustos y en mal momento, y hasta los tildan de ilegales.

Según los propios beneficiarios, el ánimo de la gente es cada vez más candente y no están dispuestos a quedarse de brazos cruzados ante este incremento, ya que entienden que deja abierta la posibilidad a un próximo aumento.

“La gente está con bronca porque entiende el fin social de estas casas y que el Iprodha no debe cobrar cuotas para ganar plata, si no que debe cobrar para invertir en otras obras. La manera en que hacen los aumentos demuestra que esto no es así, porque a los créditos les ponen índices propios del mercado inmobiliario”, afirmó Báez.

Este grupo de vecinos ya presentó una carta de reclamo al organismo provincial y están a la espera de respuestas, y de no haberlas, recurrirán a la justicia y a protestas con movilización frente a las viviendas de los funcionarios.

“Ya hicimos los pasos administrativos, luego pasaremos a los legales y si no hay respuestas vamos a cortar las calles y a instalarnos frente a las casas de los directores del Instituto y de los funcionarios, así sus familias y vecinos ayudarán para que tomen conciencia”, sostuvo Osorio.

Reclamo administrativo

Ayer por la mañana fue presentada en el Instituto una carta dirigida a su presidente, Santiago Ros, y firmada por unos 40 vecinos de los barrios 90 Viviendas y 180 Viviendas, ambos de Posadas, con el fin de “exigirle la inmediata revocación de la resolución que establece el aumento de las cuotas y del saldo a amortizar de las viviendas”, indican en el escrito.

Entre los fundamentos del pedido de los vecinos, sostienen que la medida es ilegal ya que, ellos consideran, viola el derecho humano a contar con una vivienda digna, cuyo garante debe ser el Estado y cualquiera de sus organismos creados al respecto.

Los vecinos también demandan que se respeten los acuerdos firmados entre ellos y el Instituto, a la hora de iniciar los trámites para la adjudicación de viviendas, ya que en esos convenios se establecen los valores de las viviendas y las cuotas fijas y en pesos.

Según los vecinos, estas viviendas se realizan con fondos de la Nación y con fines sociales y que el organismo es el ejecutor de la obra, por lo que consideran que no deben manipularse de esa manera los valores de las viviendas. Además, insisten que el organismo provincial está siendo utilizado con un fin comercial más que social.

“Las viviendas las paga la Nación y es dinero no reintegrable, por lo que ya están pagadas desde el comienzo. Nosotros pagamos la infraestructura del barrio y todo lo demás, por eso nos indigna esto, queremos pagar, pero no queremos que se abusen de nosotros”, indicó Báez.

Los aumentos

Los incrementos, que figuran en la Resolución N° 103/08 del Iprodha que se publicó en el Boletín Oficial del último 21 de enero, varían según los barrios y los tipos de viviendas, pero en todos los casos rondan el diez por ciento de subas en cada cuota mensual.

En el caso de los vecinos del Barrio 90 Viviendas de Posadas, que en noviembre tenían un saldo a amortizar de 52.358 pesos, se encontraron que en noviembre ese saldo ascendía a 57.428,64 pesos, lo que significaría un aumento que ronda el diez por ciento.

En el caso de una vivienda del barrio 180 Viviendas, también de la capital misionera, en un año y medio, la vivienda que costaba 54.952 pesos, pasó a tener un valor de 60.167 pesos, por lo que las cuotas también aumentaron de manera exponencial.

Los beneficiarios sostienen que en los convenios que se firmaron con el Instituto figuran los valores de las viviendas, por lo que no corresponde que se modifiquen de forma unilateral. Los vecinos reconocen que el Iprodha podría haber modificado el cobro de los servicios extra que se cobran, o agregar nuevos ítems de servicios, pero no modificar el costo de las viviendas.

Según la resolución del Instituto, los nuevos valores, y los aumentos que se sucedan en el futuro, están regidos por el índice de costos de la construcción, el cual tuvo un aumento del 30 por ciento durante el 2008, por lo que los beneficiarios no descartan nuevos aumentos.

“Será facultad del Directorio del Instituto modificar las tasas de interés de financiación (...) como así también determinar las aplicables a operatorias futuras. Dichas tasas serán de aplicación variable, las cuales tendrán como base de cálculo el Índice de Costos de la Construcción y el Costo de Financiación vigentes a la fecha de la determinación”, establece el artículo cuatro de la citada Resolución.

Además, según Báez, quien tuvo un cruce verbal en las puertas del Instituto con Ros durante la mañana de ayer, las cuotas no sólo no bajarán, sino que volverán a aumentar.

“Me crucé con Ros en las puertas del Iprodha y muy respetuosamente le pregunté por qué nos habían aumentado y le pedí que se revea ésto. Me contestó, de muy mala manera, que las cuotas no van a bajar mientras él esté ahí y que no nos tenemos que quejar porque nos están dando una casa. Y que si no nos gusta que paguemos un alquiler”, indicó Báez, quien se mostró molesto por la reacción del funcionario provincial.

Comentá la nota