Benedicto XVI habló de "los desastres" que ponen a prueba la fe.

Fue durante el Vía Crucis de Viernes Santo, que presidió ayer en Roma. "Cuando la desgracia nos afecta cerca de casa, nos desalentamos...pero no todo se ha perdido", reflexionó acerca del sismo que afecta a Italia.
El Papa Benedicto XVI reflexionó sobre las tragedias y desastres que ponen a prueba la fe durante el Vía Crucis de Viernes Santo en Roma, apenas horas después de que algunos italianos enterraran a las víctimas de un devastador terremoto que afectó al país.

El Pontífice, quien planea visitar pronto la región de Abruzzo donde al menos 289 personas murieron tras el sismo del lunes, presidió la tradicional procesión alrededor del Coliseo de Roma para conmemorar la muerte y crucifixión de Cristo.

Con la asistencia de decenas de miles de personas, la solemne ceremonia que se realiza durante la noche es uno de los principales eventos de la Semana Santa, central en el calendario católico. En la ceremonia de este año, el Papa escuchó una serie de meditaciones que comenzaron pidiendo a los creyentes que no pierdan la fe en momentos difíciles.

Las reflexiones fueron escritas por el arzobispo indio Thomas Menamparampil. "Cuando la desgracia nos afecta cerca de casa, nos desalentamos. Cuando caemos directamente como víctimas del desastre, nuestra autoconfianza es sacudida completamente y nuestra fe es puesta a prueba. Pero no todo se ha perdido", escribió Menamparampil.

Aunque fueron redactadas antes del sismo, las reflexiones tomaron una importancia especial para un país afectado por el terremoto más letal en tres décadas. "Las tragedias nos hacen pensar. Un tsunami nos dice que la vida es seria. Hiroshima y Nagasaki se convirtieron en lugares de peregrinaje", señaló Menamparampil.

Las banderas en Italia se encontraban a media asta el viernes, los negocios estuvieron cerrados y los aeropuertos suspendieron los despegues, además de observar un minuto de silencio. El líder católico concedió una dispensa especial para permitir el desarrollo del funeral para las víctimas del sismo y permitió una misa temprano en el día, pese a que estos servicios no se realizan usualmente en Viernes Santo.

Hoy, Benedicto XVI realizará su misa de Sábado Santo y el domingo ofrecerá su mensaje de "Urbi et Orbi" por el Domingo de Resurrección.

Comentá la nota