Benedetti reunió a figuras nacionales del radicalismo

Más de mil personas se reunieron en el mediodía del domingo en los galpones del Ferrocarril de Larroque para festejar junto al diputado electo Atilio Benedetti el triunfo del Acuerdo Cívico y Social en las elecciones del 28 de junio.
El almuerzo pudo haber sido uno más si no fuera por el marco de concurrencia dirigencial, que le dio el perfil de punto de partida en la carrera electoral para 2011.

Estuvieron el presidente del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales, los diputados electos Ricardo Alfonsín y Ricardo Gil Lavedra y el ex diputado Mario Negri. En el plano provincial, estuvo acompañado por los diputados nacionales Sergio Varisco y Gustavo Cusinato y por autoridades del Comité provincial, encabezadas por el presidente Carlos Cecco.

Fue significativa la ausencia de los tres dirigentes que compitieron en la interna última: Fabián Rogel, Luis Kirpach y Marcelo Monfort. Y también de quien se perfila como su competidor en la interna para 2011, el senador Arturo Vera.

Según dijo Benedetti a Página Política, el acto fue concebido inicialmente "como una celebración más" del triunfo electoral del 28 de junio y luego "fue creciendo" hasta convertirse en lo que fue. De ese modo buscó restarle sentido interno a una convocatoria en la que "inicialmente no se esperaba que estuviera el presidente del partido", al que –aseguró- pudo "confirmar recién anoche" y "traté de hacerlo saber a ver si alguien más quería venir".

Aseguró que "no ha sido mi intención ni de los organizadores del comité de Larroque" montar un acto con perfil de lanzamiento para 2011, aunque admitió que "hay cosas que uno no puede manejar y que por ahí flotan en el ambiente, pero no fue esa la intención, por lo menos de mi parte".

En general, los oradores del acto evitaron hacer lanzamientos. Gil Lavedra estuvo cerca cuando sostuvo que "se viene el tiempo de Atilio y de Gustavo (Cusinato)". Pero abajo del escenario todo estaba más claro. En un momento del almuerzo, alguien gritó: "Atilio gobernador" y Morales y Negri le alzaron las manos al entrerriano.

En el uso de la palabra se turnaron Varisco, Cusinato, Cecco. También hablaron los dos compañeros de lista en el Acuerdo Cívico, Hilma Ré y Jorge Chemes y asistió la dirigente de la Coalición Cívica, Adriana de la Cruz de Zabal, que debió resignar su candidatura a Ré por pedido de Elisa Carrió.

De las visitas, el discurso más aplaudido fue el del cordobés Mario Negri, que pronosticó que la brecha abierta por el conflicto del campo derivará en un inevitable cambio de manos del poder en 2011. En general, ese fue el eje de los discursos: la UCR debe prepararse para gobernar, dijeron todos, palabras más, palabras menos.

El clima de fiesta se notó en las tres oportunidades a lo largo del acto en el que los comensales vivaron al ex presidente Raúl Alfonsín –particularmente durante el discurso de su hijo Ricardo- y cantaron el clásico "volveremos a ser gobierno como en el 83".

Morales recordó que fue el primero en pronosticar una "sorpresa" en las elecciones entrerrianas de junio. "Consulto a los astros", bromeó el presidente del radicalismo que aseguró que a pesar de las diferencias surgidas tras las elecciones, la UCR "no se va a mover del Acuerdo" con el socialismo y la Coalición Cívica.

El otro almuerzo

Bajo una copiosa lluvia, que no impidió que los habitantes de Rincón del Doll se acercaran al almuerzo, el radicalismo de Victoria festejó el resultado del 28 de junio pasado.

El almuerzo comenzó con la palabra del organizador, "Mingo" Murature.

El presidente del Congreso Luis Kirpach fue el encargado de describir los "padecimientos de los productores y del conjunto de la sociedad entrerriana en manos del Gobierno provincial y nacional" y con una fuerte exhortación a que "pensemos, no solo en nosotros, sino en las generaciones futuras".

El ex intendente de Villa Elisa, Marcelo Monfort, estuvo a cargo la descripción de como los gobiernos provinciales "se han convertido en meros gerentes del Gobierno nacional, logrando una fenomenal concentración de poder económico y político en manos del gobierno federal".

El presidente del radicalismo de Paraná, Fabián Rogel, dijo que el triunfo del 28 de junio en Entre Ríos fue el triunfo de todos, sin exclusión, "fue el triunfo de la resistencia de todos los radicales que mientras muchos se confundían, otros se quedaban, como en Rincón del Doll, para ver como de cada una de nuestras boletas, aparecían tres o cuatro del peronismo".

Comentá la nota