Bella Vista: por la sequía, cayeron 70% las exportaciones de cítricos.

Ante la falta de agua, las frutas no tienen el tamaño necesario exigido por los mercados. La producción se vio afectada en un 40%. A su vez, los precios cayeron entre el 45 y el 50% y se complicó la rentabilidad. La tonelada de limón pasó de $1.500 a $700.
La escasez de agua sigue generando consecuencias negativas sobre los sectores productivos de Corrientes y las economías regionales, ante la persistencia de un fenómeno que si bien se siente desde hace varios años, se profundizó en los últimos meses.

La actividad citrícola no escapa a la sequía y sus exportaciones a mercados internacionales se vieron sensiblemente afectadas en este sentido.

"Este año, Bella Vista exportará un 70% menos de cítricos que el año pasado", remarcó en este sentido Juan Carlos Achitte, productor y presidente de la Asociación de Productores Citrícolas de esa región.

El referente de los productores explicó, con relación a esta situación, que la escasez de agua complicó notablemente el calibre y tamaño de los cítricos cosechados en Bella Vista, Mocoretá y Monte Caseros, lo cual no permite cumplir con los parámetros exigidos actualmente en los mercados internacionales.

"La seca está haciendo estragos en la parte citrícola, ya que la fruta no tiene el tamaño necesario para hacer la exportación", remarcó; tras lo cual consideró que "la producción de la fruta exportable va a mermar un 50%".

"La fruta no tuvo el calibre necesario para realizar la exportación y los mercados se ponen más exigentes en cuanto al tamaño, insistió.

Achitte explicó además la situación en particular de cada uno de los cítricos con los que se trabaja en la región y puntualizó que el 40 % de la mandarina regula la condición del tamaño; sin embargo, no ocurre lo mismo con la naranja y el limón, frutos en los que ha descendido el tamaño debido a la falta de agua.

Sumado a esta situación, se presenta también la contracción de los mercados y la caída en los precios a raíz de la crisis internacional, esquema que no permite recuperar lo invertido en materia de producción citrícola.

Según explicó Achitte, la rentabilidad del sector disminuyó entre un 45 y 50% a raíz de la baja en los precios.

"El año pasado por el limón embalado pagaban $1.500 la tonelada, hoy están pagando $700 pesos; con esos valores no alcanza a cubrir los gastos que demanda el sector citrícola", concluyó.

Comentá la nota