Bell Ville: tardía clausura a una obra que demolió patrimonio de la ciudad

La Municipalidad ordenó detener las tareas de remodelación del tradicional Club Social por violar las ordenanzas de preservación arquitectónica y cultural en la localidad. La denuncia fue realizada por un edil que detectó la irregularidad.
BELL VILLE - La Municipalidad de Bell Ville ordenó detener las obras de remodelación en el edificio donde funciona el Club Social, en virtud de que el tradicional edificio se encontraba preservado por una ordenanza que protege el patrimonio cultural y arquitectónico de la ciudad.

Los propietarios y autores de la infracción deberán abonar una multa cuyo valor será determinado en los próximos días.

La decisión fue tomada por las autoridades de la comuna luego de una denuncia realizada por el concejal del bloque “Todos por Bell Ville”, Mariano Bondone, quien detectó la irregularidad.

Según el edil, había una “inacción” de parte de la Municipalidad de Bell Ville ya que los trabajos de remodelación avanzaron sin ser detenidos, lo cual generó modificaciones sustanciales por lo que la original fachada fue destruida en forma irrecuperable.

Los propietarios del edificio donde funcionaba el Club Social de Bell Ville son los miembros del Jockey Club. En las últimas semanas iniciaron una remodelación del frente del inmueble que incluyó la demolición de una parte de la pared exterior.

De acuerdo a la denuncia de Bondone, la misma fue derrumbada para lograr la ampliación de sus tres ventanas que dan a la calle.

El trabajo había sido detectado por el municipio, quien solicitó a los responsables que suspendieran las obras. Sin embargo no hubo respuestas y la rotura continuó afectando el diseño original de la fachada.

Según lo expresado por una fuente consultada, la acción de clausurar el acceso al club llegó tarde ya que la obra prácticamente había finalizado.

Antiguedad e importancia

Desde 2003 la fachada de la entidad social que posee Bell Ville en la zona céntrica es considerada parte del patrimonio cultural y arquitectónico de la ciudad, por su antigüedad y la importancia que tiene el edificio para la población.

La ordenanza de preservación señala que está prohibido iniciar obras en los inmuebles protegidos por las normas de conservación del patrimonio arquitectónico, sin solicitar la autorización correspondiente al municipio.

Por lo que los responsables de ordenar los trabajos habrían cometido una infracción que “afectaría a toda la comunidad”, aseguraron fuentes consultadas.

“Ahora todo esta en manos del Tribunal de Faltas y de la Justicia Ordinaria- Lo que nosotros hicimos es cumplir con la ley que es muy clara e impide que este edificio sea modificado”, explicó al Diario Marca el secretario de Finanzas de la municipalidad de Bell Ville, Miguel Cagnolo.

Agregó también que la comuna está trabajando para convocar a los profesionales del sector, que se harán cargo del diseño de un nuevo Código Urbano para la ciudad de Bell Ville referido a este tema.

Si bien el municipio alcanzó a frenar la pérdida de un edificio cuyo diseño es único en la ciudad, las modificaciones en la fachada serían irrecuperables.

Por esto, es de esperar que la autoridades actúen rápidamente para evitar siutaciones similares en otros edificios históricos de Bell Ville, siendo incluidos dentro de un listado de Patrimonio Arquitectónico y Cultural de la ciudad.

Sanción económica

Además de la clausura del acceso y la interrupción de los trabajos, la ordenanza que está vigente establece la aplicación de una multa económica a quienes cometieran la infracción y violaran la normativa de Patrimonio. Aunque no ha sido determinado el monto que deberán afrontar los responsables, se cree que podría ser elevado para evitar que se repitan este tipo de hechos.

El Juzgado de Falta de la ciudad dará a concoer en algunos días una resolución, determinando la multa y las próximas acciones que deberán seguir los responsables de remodelar el Club Social.

Comentá la nota