Belén: empleados reclaman el aumento de 200 pesos.

El intendente de Belén, Daniel Ríos, autorizó un incremento salarial por ese monto en setiembre del año pasado. Dos meses después derogó el decreto y sólo otorgó $ 100. Empleados municipales reclaman la vigencia del primer decreto.
El intendente de Belén, Daniel Ríos (FCS),enfrentará un nuevo conflicto con los agentes municipales que reclaman la vigencia de un decreto de setiembre del año pasado por el que otorgó un aumento salarial de $ 200. En aquella oportunidad, Ríos firmó un decreto por el que otorgó un aumento salarial para todos los agentes municipales de planta permanente y contratados que consistía en un 11% sobre la asignación de categoría de carácter remunerativo y bonificable, incremento que no podía ser inferior a los $ 200 y entraba en vigencia a partir de setiembre. Sin embargo, dos meses después derogó aquel decreto y emitió un nuevo instrumento por el que sólo se otorgaba $ 100 para los agentes de planta permanente y además excluía a los contratados. Representantes de los trabajadores municipales iniciaron un reclamo público y piden la intervención del gremio de ATE porque sostienen que el primer decreto ya generó un derecho para los agentes municipales y debería cumplirse.

El secretario general del gremio que agrupa a los empleados municipales, Orlando Guzmán, expresó su malestar por la falta de previsión del intendente al momento de tomar las decisiones políticas. Indicó que el intendente conocía los ingresos que recibiría y lo responsabiliza por generar falsas expectativas. También reclaman el cumplimiento de un compromiso firmado en la Dirección de Inspección Laboral en mayo del año pasado por el que el Ejecutivo Municipal se comprometía a pagar una deuda del año 2006 de $ 150 mil pesos correspondiente a asignaciones familiares que todavía no se efectivizó.

El 24 de setiembre del año pasado Ríos adhirió al incremento salarial de $ 200 que anunció el gobernador Eduardo Brizuela del Moral. La medida era para los agentes de planta permanente, contratados, autoridades superiores y al Concejo Deliberante de Belén. De acuerdo a los fundamentos del primer decreto, Ríos suponía que contaba con la asistencia del Fondo de Emergencia para otorgar el incremento salarial porque ya había sido usado con ese mismo fin en anteriores oportunidades. Después, la decisión de la Comisión de Participación Municipal fue no asistir a los municipios.

Ante la falta de recursos, el 13 de noviembre derogó el primer decreto y fundamentó que no es factible para la Municipalidad otorgar el aumento salarial. Ante las exigencias de reducción de gastos políticos, el intendente cambió la decisión y hasta excluyó a la planta política del beneficio pero generó un antecedente que los empleados ahora reclaman que se cumpla.

Comentá la nota