Belén arremetió contra la CTA: "Es una zurda loca"

El adjunto de Hugo Moyano y dos de la UOM continuó con frases polémicas.
No jodan", había encendido la mecha el miércoles el influyente número dos de la Unión Obrera Metalúrgica y adjunto de Hugo Moyano en la CGT, Juan Belén. Ayer sus palabras volvieron a generar sorpresa. El dirigente defendió por segundo día consecutivo el modelo sindical vigente en el país -cuestionado por la izquierda, que explora otros modelos-, y arremetió contra la CTA. "Es una zurda loca que manejan desde afuera", señaló.

Por la mañana, a los gritos, le aseguró a Radio América que la marcha que tenían prevista para el 20 de este mes -que la presidenta Cristina Kirchner pidió ayer que no se realizara- había sido pensada para defender la Ley de Asociaciones Gremiales y para darle un nuevo respaldo al Gobierno nacional.

Exaltado, le pidió a los periodistas que no mientan y que cuenten que con el kirchnerismo en el poder "se pagó la mitad de la deuda externa, hay 46 mil millones (de reservas) en el Banco Central, la desocupación bajó de 25 a ocho por ciento y se crearon dos millones de puestos de trabajos".

En esa circunstancia, criticó a "esa, una zurda loca que manejan desde afuera". El temor de la CGT es que el Gobierno nacional esté analizando introducir algún cambio en la forma de representación sindical. Esto es lo que viene exigiendo desde hace muchos años la CTA, que reclama la personería gremial y el tema esta semana volvió a los primeros planos a raíz del reclamo de los ex delegados del subte de obtener su propia representación por parte del ministro de Trabajo, Carlos Tomada. es decir, no fue casual que Belén se la agarrara con la CTA.

Los periodistas, después de oír que hablaba de "esa zurda loca", le preguntaron si se refería a la diputada electa Elisa Carrió. "No, no, a la CTA, la CTA, la CTA", respondió también a gritos y concluyó: "La CTA es la Cuarta Internacional".

La comparación fue demasiado lejos. La IV Internacional había sido creada por León Trotsky como el partido mundial de la revolución proletaria.

El miércoles, Belén había lanzado una amenaza. El mensaje, en el que se ratificó la marcha de la CGT, estaba dirigido "a todos los poderes, a todos", ante la posibilidad de que se modifique el actual modelo sindical del país.

Un día antes, el moyanismo había anunciado una movilización para defender el modelo K ante los presuntos intentos de "desestabilización".

Una interpretación fue que el hecho había sido creado a la medida de Néstor y Cristina Kirchner. De hecho, el propio Belén también lo dijo y lo atribuyó "a la izquierda, que representa el 0,5 por ciento del electorado". También negó que el ex presidente Eduardo Duhalde estuviera detrás de las maniobras. "Es un demócrata", lo defendió el gremialista.

Pero el mensaje de Belén llevó algo de confusión. Porque también sonó como un mensaje para la Casa Rosada. "La nuestra no deja de ser una manifestación a todos los poderes, a todos", puntualizó en declaraciones a Radio Cooperativa. Y agregó: "No jodan, che, con eso". "Dejaron sin efecto el artículo 41 de la ley de asociación profesional por anticonstitucional para elegir delegado", siguió Belén, "¿Cómo es esto? Para ser delegado hay que ser afiliado, así funciona", explicó.En noviembre del año pasado, la Corte Suprema de Justicia había determinado poner límites al monopolio sindical. La Corte había resuelto que cualquier trabajador podía ser delegado aunque no esté afiliado al sindicato.

Comentá la nota