Behler analiza volver a implementar el Registro Único de Salud (RUS)

El sistema se cayó en 1999, a dos años de su creación. Permitiría el control de todo el sistema sanitario.
El sueño de informatizar toda la red de salud pública y llevar un registro de los movimientos sanitarios de cada mendocino desveló a más de una administración. Pero así como algunos lo crearon con falencias y fortalezas, otros se encargaron de arrasar con todo lo logrado, en especial, con lo que formaba parte de una herencia de diferente color político. Esto sucedió con programas y políticas oficiales. Una de ellas es el Registro Único de Salud (RUS), que la administración de Arturo Lafalla (1995 a 1999) puso en marcha y la de Roberto Iglesias (1999 a 2003) se encargó de desarticular. Esta misma herramienta es la que se buscará poner en marcha en breve, tras conocerse un informe que ha elaborado el ministro Juan Carlos Behler y en el que muestra que ha crecido la atención en la red pública de salud, a pesar de que muchas de estas personas cuentan con obra social.

El sistema fue creado por uno de los hombres que más influye hoy en la política de Salud de Celso Jaque. Se trata del arquitecto Pablo Márquez, ministro de Salud lafallista, quien por estas horas es uno de los asesores -además de amigo personal- de Behler, el remplazante de Sergio Saracco en la cartera sanitaria.

Quien lo puso en marcha fue Pablo Sabez, quien estuvo a cargo de la gerencia del proyecto. En diálogo con El Sol, Sabez evaluó que no se puede gestionar si no se tiene la información necesaria, aunque reconoció que el sistema cayó por una decisión política del gobierno de Iglesias.

El informe que se conocerá el lunes muestra algunas consecuencias de las políticas sanitarias de los últimos años y una comparación de los efectores de la red pública en cuanto a administración de los recursos. Esto es, contempla una comparativa de cómo administraron los fondos y los insumos los hospitales y centros de salud y si sus objetivos estuvieron orientados a las políticas que definía esta cartera o se encaminaron hacia horizontes distantes. "A partir de este diagnóstico, lo ideal sería volver al RUS", admitió el ministro de Salud, quien por estas horas diseña los últimos toques a lo que será una nueva política sanitaria, la cual se conocerá a partir de la semana entrante.

El RUS se puso en marcha en 1997 y fue lanzado como una solución sanitaria de largo plazo. Pero quienes están en la salud pública desde aquella época recuerdan que se fue desmoronando poco a poco porque las administraciones no le inyectaron fondos, y una decidió terminar con su implementación. Así, Silvia Dávila, directora de Atención Primaria, lo recuerda como un buen método creado para poblaciones específicas que fue cayendo poco a poco. Mientras que Armando Caletti, ex ministro de Julio Cobos, considera que sería la mejor herramienta para terminar con los subsidios a las obras sociales. Eso sí, el ex ministro cobista que condujo la cartera cuando el sistema ya había desaparecido lo considera una herramienta muy útil pero recomienda capacitar a los administrativos o técnicos que manejen la tarjeta magnética para que el manejo de datos sea óptimo.

Los primeros esbozos de lo que Behler considera un sistema de salud ya se están viendo. Esta semana, el ministro viajó a Capital para reunirse con Juan Luis Manzur, ministro de Salud de la Nación. Para el funcionario, lo que hizo su par nacional en Tucumán, donde se lo toma como el principal artífice de una brusca disminución de los índices de mortalidad infantil tras muchos años de no poder quebrar ese flagelo, es el camino seguro.

Por eso, en los próximos días llegarán a Mendoza, invitados por el ministro, dos funcionarios de segunda línea nacional, y en unos 15 días, el propio ministro. A ellos, Behler quiere mostrarles cómo funciona la red sanitaria local.

Además de mejorar la autogestión de los recursos, el ministro cree que hay que administrar mejor los fondos que llegan de la Nación. En este sentido, Behler remarcó que están llegando 2,5 millones correspondientes al Plan Nacer, 700 mil pesos del Funciones Esenciales para la Atención Primaria (Fes), mientras que el Fortalecimiento Estratégico de Atención Primaria de la Salud (FEAS) desembolsa actualmente 2 millones de pesos. Estos tres son programas nacionales que están apuntados a poblaciones específicas y tienen indicadores a medir. Estos relevamientos, que intentarán monitorear la enfermedad de las personas, qué necesitan y cómo se desarrollan, son para Behler los pilares en lo que se basará el sistema sanitario que pretende implementar.

Así sin saber cuánto se necesitará invertir, en los próximos días Behler dará a conocer todo el esquema de Salud que se imagina para los próximos dos años, y en ese combo de medidas es muy posibles que se revelen los nombres de nuevos integrantes de su Gabinete. Esto porque a pesar de que asumió el 21 de diciembre aún no nombró a su equipo.

Comentá la nota