Beder confirmó la convocatoria para alinear a la dirigencia con el gobierno

Para el viernes que viene. Es para ‘unificar el discurso sobre las políticas del gobierno’, dijo el mandatario. Procura contener a los sectores internos del PJ de cara al nuevo ciclo político que se inicia en diciembre, con el recambio legislativo.
Lo ratificó al presidir un acto por el día de la ‘lealtad’. Allí admitió que el justicialismo ‘todavía está en deuda con las premisas y la doctrina del general Perón’.

Decidido a poner objetivos y a conseguir que la mayor cantidad de dirigentes de la primera y segunda línea de las distintas internas del justicialismo lo apoyen, el gobernador Luis Beder Herrera ratificó la convocatoria para un encuentro político que se realizará el viernes que viene, 23 de octubre, desde las 11 de la mañana en la sede del club Vial de esta Capital.

Es para ‘unificar el discurso sobre las políticas del gobierno’, dijo el mandatario en declaraciones a Radio Independiente. Es que, en realidad, el gobernador procura contener a los sectores internos del PJ de cara al nuevo ciclo político que se inicia en diciembre, con el recambio legislativo y la asunción de nuevos funcionarios en su gabinete.

Beder dijo que la reunión ‘será con toda la dirigencia y muy importante’, pero habrá que ver cuales serán los sectores internos que estén dispuestos a mostrarse seguidores de su mandato a nivel provincial y partidario.

En ese contexto, se da por seguro que el quintelismo -a pesar de los últimos roces por el control del tránsito y el reclamo de un aumento salarial para los Procala- y la mayor parte de la dirigencia política del interior dirá presente.

Pero hay dudas sobre el camino que tomará el lunismo -que no se muestra demasiado apegado a la política oficial en el campo salarial y en otros temas espinosos, como la minería-, el mazismo residual y otros sectores distantes como el menemismo y los jefes de lineas internas menores.

En esa reunión prevista para el 23, el jefe de Estado quiere hacer una especie de ‘balance’ político. Es decir, analizar lo hecho, evaluar el presente y diseñar políticas a futuro inmediato. Esto es, para el próximo año de transición, el 2010, que sembrará el camino para el electoral -y clave-. 2011.

Mientras tanto, este viernes participó de varios actos políticos conmemorativos del peronista ‘día de la lealtad’ y se animó a hacer una autocrítica: el justicialismo ‘todavía está en deuda con las premisas y la doctrina del general Perón’, admitió. Habrá que ver si el viernes, cuando analice la marcha de su gestión, también acepta realizar una autocrítica.

Comentá la nota