El BCRA, con voz y voto en el cambio financiero global

Los países ricos sumarán en un foro a los emergentes. FMI, BM y los paraísos fiscales en la mira.
El Banco Central de la República Argentina integrará el Foro de Estabilidad Financiera (FSF -según sus siglas en inglés-) que participará de la reformulación del sistema financiero global, una de la decisiones que se adoptó en la reunión del G-20 que se realizó en Londres, según se informó hoy oficialmente.

La concepción de un nuevo sistema financiero internacional es una de las primeras derivaciones de la crisis que hundió en la recesión a la economía global.

El presidente del Banco Central, Martín Redrado, y el ministro de Economía, Carlos Fernández, regresaron esta mañana a Buenos Aires, tras participar en Londres de la reunión preparatoria de la Cumbre de Presidentes del G-20 que se realizará desde el 2 de abril en esa ciudad.

El FSF estaba reservado a los países avanzados y coordina el diseño de reglas y estándares para la regulación y supervisión del sistema financiero tanto a nivel nacional como global.

La semana pasada las principales potencias decidieron "expandir su órbita para incorporar en su Directorio a los países emergentes del G-20 más España".

En un comunicado oficial el BCRA señaló que de esta manera "la Argentina, a través de su Banco Central y junto a un grupo selecto de países en desarrollo como China, India,

Brasil y México, formará parte del organismo encargado de reformular los aspectos regulatorios y de coordinación de la nueva arquitectura financiera internacional".

"Argentina focalizará sus contribuciones al Foro en proponer reformas a los estándares para los bancos globales teniendo en cuenta las características específicas de los países emergentes", puntualizó el BCRA.

El G-20 ha señalado la necesidad de que el FSF se transforme en el organismo encargado de fijar las nuevas pautas de funcionamiento del sistema bancario a nivel global teniendo en cuenta la necesidad de reformular las actuales regulaciones financieras a la luz de la crisis internacional.

Durante su participación en la reunión del G-20, el ministro de Economía, Carlos Fernández, reiteró su propuesta de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) financie "de manera amplia e inmediata" y sin "condicionalidades", a los países miembros, para revertir los efectos de la crisis global.

El funcionario argentino reclamó que el FMI preste "asistencia financiera flexible, amplia e inmediata, eliminando o reduciéndose al mínimo las condicionalidades, con instrumentos financieros ajustados a las necesidades de los países en desarrollo"

Además, insistió en una reforma en el Banco Mundial para que los países en desarrollo tengan una mayor participación, y sugirió con Brasil, China, India y Rusia una emisión de derechos especiales de giro (DEG) del FMI para fortalecer las reservas de los Estados afectados por la crisis.

Comentá la nota