Baum apoya a Duhalde y no descarta su candidatura

"Lo mejor que le puede pasar a Argentina es que sea presidente", afirmó sobre el ex mandatario nacional.

El líder de Servicio y Comunidad expresó que su postulación a gobernador estará sujeta a la reforma política que se aplique en la provincia de Neuquén.

Neuquén > Tras el impulso dado por su partido para que sea candidato a gobernador en 2011, el actual diputado provincial de Servicio y Comunidad, Daniel Baum, aclaró que esta determinación no la tiene tomada, que depende de muchos factores y que hasta el momento sólo es una iniciativa de dirigentes y militantes del espacio político que lidera.

Lo que sí afirmó es la decisión de apoyar la postulación de Eduardo Duhalde como candidato a presidente de la Nación.

En diálogo con este medio, Baum se refirió también a la relación con el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y ratificó su apoyo a la gestión del gobernador Jorge Sapag. "Vamos a honrar el compromiso de acompañarlo hasta el 10 de diciembre de 2011", señaló.

¿Va a ser el candidato a gobernador de Duhalde en la provincia en 2011?

Acá hay un conjunto de dirigentes y militantes, fundamentalmente de Servicio y Comunidad, que han lanzado la propuesta Duhalde presidente - Baum gobernador. Respecto a lo primero hay un consenso generalizado en el partido como para que en febrero, cuando se convoque la asamblea del partido, se institucionalice esta propuesta. Previo a ello voy a tener una entrevista con él, a los efectos de conocer en profundidad qué es lo que va a proponer como desarrollo de este proyecto político.

¿Cómo se llegó a este acercamiento?

Nosotros venimos trabajando con Duhalde desde siempre, yo lo conocí en la fórmula con Menem, nos incorporamos a los equipos de trabajo, colaboramos en el 99, fui parte de la campaña e integré el gabinete en el área relaciones exteriores. Me une una relación de mucho tiempo.

Estamos convencidos que lo mejor que le puede pasar a Argentina es que Duhalde sea presidente en 2011 porque es el más capaz para reconciliar a nuestra sociedad con los enfrentamientos que se han instalado en los últimos tiempos.

¿A qué se refiere?

A esta determinación del gobierno nacional de dividir a la sociedad entre buenos y malos, calificando a los que plantean una idea distinta de destituyentes. No se puede desconocer que hay un clima de crispación muy fuerte. Con el tema del fondo del Bicentenario yo lo hubiera votado si era diputado nacional y se enviaba al Congreso, pero no llegó. Sapag mandó a la Legislatura los que fueron denominados Ticap y nosotros lo transformamos, le hicimos aportes y fue desde nuestro bloque donde planteamos que había que encriptar esto para el pago de deuda. Le dimos un blindaje financiero hasta 2011 que va a permitir atender en mejores condiciones las deudas.

Lo mismo hubiese podido hacer Nación, pero en lugar de enviarlo al Congreso se dicta un decreto de necesidad y urgencia producto de un sectarismo y una soberbia que existe en el gobierno nacional.

¿En todos los temas?

En el tema de las retenciones, por ejemplo. El 90 por ciento de la sociedad argentina estaba de acuerdo en que las hubiera. Sólo a algunos locos se les podía ocurrir que frente a una extraordinaria renta que tenían determinados sectores no hubiera retenciones. Pero aparecen estos iluminados, con un fundamentalismo que no se entiende, que genera una división y un enfrentamiento de ese 90 por ciento que podría estar respaldando una medida de esta naturaleza. Y le hacen perder a Argentina una oportunidad extraordinaria porque se estuvo un año paralizada, discutiendo y planeando maniqueamente a argentinos buenos y malos, cuando vemos al lado nuestro que países como Chile, Uruguay o Brasil, en la misma situación internacional, han aprovechado de manera muy distinta una situación de reactivación de la economía mundial, a partir de una incorporación muy fuerte de China e India. Y que nosotros la estamos desaprovechando, porque estamos frente a un gobierno que desprecia el aporte del que piensa distinto.

¿Qué pasará con los partidos aliados al suyo?

Nosotros vamos a acompañar a Duhalde, eso ya está decidido, tenemos aliados amigos como Opción Federal y Apertura Popular, con ellos vamos a discutir este tema, no sabemos cuál va a ser la posición, pero vamos a darnos un diálogo.

Nosotros creemos que es la mejor opción que tiene la Argentina. Duhalde habla de hacer lo que fue el Pacto de la Moncloa en España y acordar los 10 o 20 grandes temas nacionales que a cualquiera que le toque gobernar tenga el apoyo de la oposición, para poner al país en su relación con el mundo en el lugar que tiene tener.

Si esto se traduce a nivel de provincia vamos a elevar la discusión de políticas de Estado.

¿De qué depende su candidatura a gobernador?

Como dije, mi candidatura fue una propuesta de dirigentes y militantes de Servicio y Comunidad y también de algunos afiliados al PJ. Esto depende de cuatro cuestiones. La primera de cómo viene la reforma política en Neuquén. En segundo lugar, nosotros tenemos construida una alianza estratégica con el MPN que se va a mantener -eso lo decidimos en San Martín de los Andes-, y si el modelo político sigue siendo el mismo la vamos a ratificar.

Tercero, tenemos que ver como se desarrolla el proyecto Duhalde presidente en la provincia de Neuquén, porque debemos ver cuál es el grado de desarrollo y qué consenso alcanza en la comunidad. Y la última cuestión es que Servicio y Comunidad tuvo la necesidad de nacer para sobrevivir como peronistas, en estos dos años construimos frentes y hay que visualizar cuál es la decisión de todos estos partidos políticos. Todas estas condiciones van a hacer las que determinarán si una candidatura es o no viable.

Yo he visto que ha generado algunas reacciones negativas que algunos compañeros me hayan planteado como candidato a gobernador, pero yo no les puedo desconocer el derecho de los que me han acompañado todos los días de desarrollar esta idea, que para lo único que sirve es para discutir la realidad del país.

¿Su decisión dependerá también de qué posición tenga Sapag o el MPN frente a las candidaturas presidenciales?

El tema nacional no nos ha separado hasta ahora y no es motivo de que nos separe. El cómo se traducen las políticas nacionales en Neuquén sí puede ser una razón de mayor entendimiento o de separación, pero no la relación de la provincia con la Nación. Nosotros tenemos una alianza estratégica con un partido que hace 50 años gobierna Neuquén y que ha sabido sortear el ser autónomo e independiente en la discusión del poder, no de la política.

La discusión nacional pasa por replantear cuál es el modelo de provincia, si ser delegaciones del poder central que vayan de rodillas a pedir recursos o que tengan autonomía y defiendan los recursos naturales y la coparticipación. Yo a Sapag lo veo luchando por esto último. Y vamos a honrar el compromiso de acompañar al gobernador hasta el 10 de diciembre de 2011.

Comentá la nota