Batipolista

Batipolista
Batistuta debutará hoy en Palermo, el máximo escenario mundial de un deporte que lo cautivó; jugará junto con Adolfito Cambiaso
El arco es casi igual de ancho; mide apenas dos centímetros menos (7,30m). Pero ofrece una gran ventaja: es infinito en altura, carece de travesaño. Espacios no van a faltarle; la cancha tiene casi el quíntuple de tamaño. Y habrá apenas cuatro rivales, en lugar de once. El podrá correr mucho más veloz, pero le costará pegarle con un palo de madera a una pelota del volumen de una naranja.

El máximo goleador histórico del seleccionado de fútbol llevará hoy la misma misión que en el deporte en que brilló: anotar tantos. Pero esto es polo, y Gabriel Omar Batistuta está aún en sus albores en este metier. Aun siendo un principiante, se dará un lujo: jugar en el escenario más importante del mundo. En el balompié existen el Maracaná, Wembley, el Camp Nou... Cualquiera puede ser considerado el reducto más célebre. En polo hay uno solo: es el Campo Argentino de Palermo. Allí, donde cabe más público que en todo otro sitio, tuvieron y tienen lugar las mayores gestas de esta disciplina. Y allí, a las 16.30, se otorgará el gustazo de actuar Batigol, que ya participó en otros torneos en escenarios diferentes. En Palermo, será la primera vez.

Será en Loro Piana vs. Sol de Agosto, en ocasión de su debut en la 3era etapa del IV Argentina Polo Tour, un circuito de torneos de Buenos Aires y alrededores que reúne a cracks con patrones (dueños de equipos) y con jugadores de mediano y bajo handicaps, en conjuntos de hasta 16 goles (el rango matemático es de 0 a 40). Y al santafecino no va a faltarle buena compañía: compartirá Loro Piana con su amigo Adolfo Cambiaso, el mejor polista del planeta.

"Estoy muy ansioso, con muchas ganas de jugar en Palermo. Fui un par de veces a ver el Argentino Abierto y no puedo creer que vaya jugar en La Catedral. Voy a practicar en La Dolfina, para estar más en ritmo, y bueno, me apoyaré en Cambiaso...", comentó Bati antes de encarar este certamen.

Gabriel está en el polo para divertirse.Y su diversión es ganar, porque es competitivo en todo. No por nada tiene 4 de handicap en golf. Por cómo es, va a querer levantar el trofeo en este campeonato, y con buenas posibilidades cuenta junto a Cambiaso, quien ya logró las dos estapas anteriores de esta serie de cinco.

Ahora bien: ¿cómo llegó al polo semejante estrella del fútbol? Hombre de Reconquista, donde su familia posee campo, Batistuta montó a caballo desde chico, pero sin tacos ni bochas. Su contacto con ellos se dio cuando jugaba en Al Arabi, club de Qatar en el que se desenvolvió de 2003 a 2005 y en el que se retiró a los 36 años (hoy tiene 40). Juan José Araya, un polista profesional argentino que se desempeñaba en aquel país de Medio Oriente, lo invitó a jugar. Y Gabriel, incluso, tuvo el placer de hacerlo con su padre, Osmar, en aquella lejana tierra. Tiempo luego, en 2005, aún viviendo fuera de la Argentina (en Perth, Australia), quiso conocer a Cambiaso. Logró contactarse con él y al día siguiente pasó unas siete horas en La Dolfina, el club de Adolfito, asado mediante. Y desde entonces creció el nexo, hasta esta amistad que incluyó la invitación de Bati a Dolfi a presenciar el 0-0 mundialista de albicelestes y holandeses en Alemania 2006.

Hoy Batistuta vive de nuevo en Reconquista, con Irina y sus hijos. Allí construye una cancha de polo para despuntar el pasatiempo. Parece que el dolor constante e intenso en sus tobillos, operados en 2005, es su único sufrimiento. ¿Fútbol? Ni hablar. Si hasta le cuesta caminar, a punto tal que realiza en autito los recorridos (6 a 7 kilómetros) de golf. Por suerte, no debe caminar más, gracias a su 4 de handicap.

En polo por ahora tiene 0. Pero aun así, es tentador ir a verlo hoy, en Palermo y con entrada gratuita, a tratar de hacer goles. Con menos adversarios y una pelota más chica, pero con la potencia, las ganas y el carisma de siempre.

* Una personalidad más: el patrón Alfio Marchini

El propietario de Loro Piana, equipo para el que jugarán Batistuta y Cambiaso, es el italiano Alfio Marchini, que compartirá la cancha con ellos. El empresario posee la marca de vestimenta Loro Piana, que cuenta con locales en muchos países del hemisferio norte.Es uno de los patrones de más alto nivel polístico y de los más entusiastas en la Argentina; actúa en numerosos torneos.

Comentá la nota