¡Bati campeón!.

¡Bati campeón!.
El ex futbolista dio otro paso en su nueva actividad: con Loro Piana, ganó su primer título en el Campo Argentino, en la tercera etapa del Polo Tour; hizo dos goles, uno de ellos de muy buena factura.
A esta altura, ya con varios partidos en el polo argentino y con un título ganado ayer en Palermo, en la tercera etapa del Argentina Polo Tour Patio Bullrich, se puede hacer una pregunta directa: ¿cómo juega Gabriel Batistuta al polo? ¿Es un simple hobbie o puede ir ascendiendo escalones a futuro hasta sumar algunos goles de handicap? El ex futbolista muestra algunas cosas positivas y otras negativas, y en el mix se puede aventurar que su relación con el polo no se encuadra en un efímero amor de primavera. "Es mi primer título en Palermo. Pero cuidado: ¡el primero de varios más que voy a ganar!", comentaba cuando terminó el partido y con el éxito asegurado quien ya había ganado varios títulos en el fútbol con Boca, Fiorentina, Roma, Al-Arabi (Qatar) y la selección argentina.

Su actuación en la final que consagró a Loro Piana con su victoria por 16-14 ante Tom Tailor prolonga la impresión de otros partidos respecto de sus características . Tiene algo en contra: le cuesta seguir el ritmo y la táctica de un deporte muy complicado, en el que pese a las enormes proporciones del campo, saber ocupar cada centímetro correctamente es fundamental. No es sencillo aprender la dinámica de este juego...

Pero algo tiene en su favor Batistuta. Después de tantas tardes de taquear y taquear en Cañuelas, en el club de su amigo Adolfo Cambiaso, su feedback con la bocha es bueno. Y a las pruebas hay que remitirse. El reloj marcaba casi cinco minutos del segundo chukker. Loro Piana no la pasaba bien, después de un comienzo muy desfavorable con desventajas de 3-0 y 6-2. El ritmo del juego lo imponían los aguerridos hermanos Eduardo y Santos Anca. Y ahí llegó el momento soñado para Batistuta. Recibió una larga habilitación que cruzó la cancha en diagonal y dejó la bocha a unas 30 yardas de los mimbres, pero en una ubicación oblicua. Bati primer sujetó su yegua para llegar a tiempo al impacto. Después, cuando tuvo la redonda justo en el lugar indicado para pegarle con el taco, como cuando apuntaba a las más grandes para patearlas, metió un preciso y potente golpe por debajo del cogote de su caballo que no se detuvo camino del arco que da espaldas a la cancha 1.

Ese muy buen gol, su segundo y último de la tarde, digno de un polista de algunos tantos más de handicap (el que no sabe con la bocha no puede pegarle así), hizo estallar la tribuna de la cancha 2, que nuevamente mostró una buena concurrencia con la invitación que proponía ver a Bati y a Cambiaso. "¡Viste que bien le pegue! Eso sí, jugué dos chukkers y después me fui", comentó en el palenque el ex futbolista, siempre de buen humor, como cuando en el podio le dieron la copa como capitán de Loro Piana. Claro, estando al lado Adolfito y Alfio Marchini, el dueño del equipo, resultaba extraño esa designación para Bati.

Igualmente, más allá del título y que él aspira a que vengan otros, y más allá de que cada día aprende más de caballos, Bati tiene entusiasmo. Mucho. Y eso es clave. "Nos tenemos que reunir con Adolfito para decidir que hacemos en los próximos torneos", expresó ayer, mostrando su interés para jugar las próximas etapas del circuito, que subirán de 16 a 22 goles de handicap, desde el viernes, en el club Centauros.

Además del éxito de Loro Piana en la Copa Stella Artois, Palermo tuvo otra definición ayer. Les Lions, con Ignacio Heguy como figura, derrotó por 13 a 9 a La Ginevra, y se quedó con la Copa Nespresso. En orden de importancia polística, el título de más peso del día. Pero claro, la gente fue a Palermo a ver a Bati, y el máximo goleador de la selección argentina de fútbol pagó con un tanto de cogote con sangre de polo. Con sangre de goleador.

* Una tarde a puro gol: 52 goles en los 12 chukkers

Un día de buen polo vivió Palermo, con 52 goles en 12 chukkers en los dos partidos disputados ayer. Las formaciones. Les Lions: Jean David Du Plessis, 3; Joe Gottschalk, 0; Ignacio Heguy, 9, y Francisco Elizalde, 4. La Ginevra: Luca D´Orazio, 0; Juan Ruiz Guiñazu(h.), 5; Juan Jose Brané, 7, y Manuel Caranza, 4. El segundo choque tuvo un alto promedio de gol de 5 por chukker, casi la máxima del Argentino Abierto (5,125, en 2006, en El Paraíso 24 vs. Indios Chapaleufú II 17). Así formaron: Loro Piana: Gabriel Batistuta, 0; Alfio Marchini, 4; Adolfo Cambiaso, 10, y Gustavo Uzandizaga, 2. Tom Tailor: Uwe Schroeder, 0; Ignacio Badiola, 5; Eduardo Anca, 6, y Santos Anca, 5.

Comentá la nota