Batalla verbal por el operativo Klamor

La posibilidad de que Néstor Kirchner sea candidato en las elecciones legislativas de 2009 por la provincia de Buenos Aires está generando una poderosa polémica en el mapa político del país. Dirigentes kirchneristas y peronistas disidentes se cruzaron con dureza acerca de esa chance.

El duhaldista Carlos Brown, titular del Movimiento Productivo Argentino (MPA) expresó que el ex presidente “es un dirigente natural y un referente histórico de Santa Cruz y no tiene nada que ver con Buenos Aires”. Asimismo, el diputado justicialista Jorge Sarghini dijo que no está en condiciones de evaluar si el ex presidente cumple con los recaudos legales, pero que “yo no prestaría atención a ese aspecto”, porque en las últimas elecciones fueron habilitados varios candidatos oficialistas, pese a que “estaba claro que Scioli no cumplía con los requerimientos constitucionales”. A su vez, la ex diputada justicialista Marina Cassese opinó que Kirchner “debe desaparecer de la política” provincial y retornar a Santa Cruz, “de donde nunca debió haber salido”.

En contraposición, el gobernador de Entre Ríos respaldó una eventual candidatura de Kirchner, al sostener que sería “una alegría” porque el ex presidente fue quien “sacó” a la Argentina del pozo. Asimismo, el dirigente piquetero oficialista Luis D’Elía pronosticó que Kirchner será “el mejor candidato del Frente para la Victoria porque garantiza un triunfo contundente” en los comicios legislativos del próximo año. En esa misma línea, Carlos Castagneto afirmó que “el peronismo platense está convencido que el ex presidente será un gran candidato para frenar a la oposición neoliberal que nos llevó al desastre de 2001”. El debate está armado.

Comentá la nota