Batalla en API por los peces gordos

"Es sospechoso que cuando se está por iniciar el trabajo de la unidad de grandes contribuyentes surjan nuevas medidas de fuerza en un sector del personal de la API", aseguró la subsecretaria de Ingresos Públicos, Teresa Beren.

El gremio de Upcn realizó esta semana asambleas durante varios días para explicar al personal de la API el rechazo del sindicato que lidera Alberto Maguid a la conformación de una unidad de grandes contribuyentes. Cuando se creó la Subsecretaría de Ingresos Públicos, el 8 de enero de 2008 por medio del decreto Nº 26, se conformó la Dirección Provincial de Grandes Contribuyentes, que se ocupará de centralizar el manejo de la información que surgirá del reempadronamiento de las personas y firmas que tienen por su poder económico un rol central en las finanzas santafesinas, ya que aportan con el pago de los distintos impuestos el 70 por ciento de la recaudación. Para dimensionar la escala de estos 10 mil actores económicos de la provincia, en la Subsecretaría de Ingresos Públicos calculan que son dueños de la mitad de las tierras santafesinas y que en conjunto facturan más de ocho veces que los fondos que figuran en el presupuesto provincial, más de 17 mil millones de pesos. El próximo 21 de agosto se terminará de centralizar la información que pasará a estar bajo el ala de esta unidad especial. "Desde hace más de 20 años en la Afip existe un área similar", comparó Beren.

En la otra vereda, Alberto Maguid, secretario general de UPCN, aseguró –en diálogo con Crítica de Santa Fe– que "los trabajadores de API están muy preocupados porque temen un vaciamiento del organismo".

—¿La reacción del gremio es porque va a haber un ajuste en esta institución?, se le preguntó.

—No hay achique. Pero creemos que no hace falta que se cree un área de grandes contribuyentes, porque la estructura actual de API puede realizar este trabajo. Se están creando estructuras paralelas.

—¿Esa no es una atribución del Ejecutivo, la de delinear la política tributaria?

—Sí, pero nosotros reclamamos que no se creen estructuras políticas que van a desjerarquizar las tareas que actualmente cumplen los trabajadores de carrera de API.

La tensión flota en el organismo recaudador provincial desde los cambios que comenzaron a instrumentarse a partir de diciembre de 2007. Primero, el gremio salió a cuestionar la utilización de las herramientas tecnológicas para el cobro de impuestos, sobre todo a partir del mayor uso de la web. Plantearon que habría trabajadores que perderían sus puestos. Pero no hubo hasta ahora ningún ajuste en el organismo, y –según prometen desde la conducción de API– no lo habrá. El uso de las nuevas tecnologías, explican, proporciona por un lado una comunidad para el contribuyente y, por otro, establece instrumentos de control imprescindibles para las buenas prácticas. Ahora, la tensión retorna por la necesidad que plantean desde el gobierno de poner la lupa sobre los peces gordos.

Estrategias. Después de que la reforma tributaria quedara varada en la Legislatura, el Ministerio de Economía de la provincia busca optimizar y aceitar la recaudación con las herramientas impositivas que están vigentes actualmente. Los últimos datos procesados por esta cartera encienden luces de alarma, luego de que en julio la recaudación alcanzó 319,83 millones de pesos, un 1,24% menos que el mes anterior.

Mientras por el carril político se negocia con la oposición los posibles cambios tributarios, como adelantó la semana pasada Crítica de Santa Fe, en el área que está bajo el mando de Teresa Beren se terminó de delinear una nueva estrategia que apuntará, por un lado, a incrementar los controles sobre los grandes contribuyentes y, por otro, a disminuir la presión fiscal sobre los pequeños actores. "Esto no implica aumento de impuestos, sino un manejo diferenciado de los distintos actores de la economía", dijo Beren. Una de las estrategias que están en estudio es con el cobro Patentes: se apunta a crear un sistema de "ventanilla única" para que sea más ágil el pago del tributo en coordinación con los municipios, en el marco de la Comisión Provincial de Coordinación Fiscal, que se conformó en junio del año pasado. Pero la principal atención se centra en los frutos que dejarán los mayores controles sobre los grandes contribuyentes, algo que resiste el gremio de UPCN.

Comentá la nota