Batalla judicial entre un vecino, el Municipio y la principal firma de Bengolea

Un agricultor asegura que hace 6 años los aireadores de semillas de Cotagro le impiden dormir y eso les ha provocado a él y a su mujer severos daños de salud. Denunció a la empresa y al Municipio. Pero, en respuesta, le revocaron el permiso para sembrar las banquinas y no le dejan abrir un comedor familiar
La hu­mil­de vi­vien­da de los Bus­si y la plan­ta ce­rea­le­ra de Co­ta­gro es­tán se­pa­ra­das por 70 me­tros. En me­dio cru­za el an­cho bu­le­vard de Ben­go­lea, una ave­ni­da que pa­sa­das las diez de la no­che es tie­rra de­sier­ta.

En­ton­ces, la cal­ma y el más ab­so­lu­to si­len­cio se ins­ta­lan en el pue­blo­...Siem­pre que no es­tén en­cen­di­dos los ai­rea­do­res que man­tie­nen se­co el ce­real en los si­los.

El zum­bi­do per­ma­nen­te en ple­na ma­dru­ga­da le ha qui­ta­do el sue­ño a la fa­mi­lia in­te­gra­da por el agri­cul­tor Jo­sé Ar­nol­do Bus­si, su es­po­sa Ma­rie­la Ta­ver­na y sus dos hi­jos, Na­ta­nel de 17 años y Can­de­la de 9.

To­dos ellos duer­men en una ha­bi­ta­ción gran­de cu­yas ven­ta­nas dan a la ca­lle, es de­cir, a los mo­to­res de los ai­rea­do­res de ce­real. Pro­ba­ron de to­do pa­ra atem­pe­rar el mo­les­to rui­do. Man­tie­nen her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­das las ven­ta­nas y les co­lo­can fra­za­das en­ci­ma to­do el año, in­clu­so los días más ca­lu­ro­sos; Na­ta­nel di­ce que se acos­tum­bró a dor­mir ta­pán­do­se los oí­dos con la al­ho­ma­da y las no­ches más crí­ti­cas se mu­da a lo de su abue­la; el agri­cul­tor y su es­po­sa usan ta­po­nes y re­cu­rren a los tran­qui­li­zan­tes.

Pe­ro ase­gu­ran que la ba­te­ría de pa­lia­ti­vos no les al­can­za y re­cla­man: "No que­re­mos que le­van­ten los si­los, lo úni­co que pe­di­mos es que des­de las on­ce de la no­che has­ta las 6 de la ma­ña­na apa­guen los ai­rea­do­res por­que el rui­do que ha­cen no nos de­ja dor­mir des­de ha­ce seis años".

Lo que po­dría ser un pro­ble­ma pa­sa­je­ro, pa­ra ellos se trans­for­mó en el cen­tro de su vi­da por­que, ase­gu­ran, se ven obli­ga­dos a so­por­tar­lo has­ta tres ve­ces por se­ma­na, se­gún la épo­ca del año.

El es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na del tra­ba­jo, Ru­bén Spiz­zi­rri cer­ti­fi­có que es­te ve­ci­no de 54 años con cla­ros sig­nos de neu­ro­sis en el ha­bla y en un tic que le en­tre­cie­rra los pár­pa­dos, pre­sen­ta: "hi­poa­cu­sia per­cep­ti­va bi­lae­ral acús­ti­ca, tras­tor­nos de an­sie­dad, di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar el sue­ño, irri­ta­bi­li­dad, fa­ti­ga y sín­to­mas fó­bi­cos".

Se­gún el mé­di­co, el trau­ma­tis­mo acús­ti­co apa­ren­te­men­te fue oca­sio­na­do por los rui­dos mo­les­tos de ex­ce­si­va in­ten­si­dad y ca­si per­ma­nen­tes que le han pro­vo­ca­do una dis­ca­pa­ci­dad del 18 por cien­to.

Pe­ro quien ha­bría su­fri­do la peor par­te es su es­po­sa, una mu­jer de 40 años que no só­lo pa­de­ce las mis­mas le­sio­nes au­di­ti­vas de su ma­ri­do, si­no que pro­duc­to del es­trés se le diag­nos­ti­có co­lon irri­ta­ble con con­se­cuen­cias car­dio­vas­cu­la­res, una afec­ción que se­ría irre­ver­si­ble.

¿Jue­za y par­te?

Lo que em­pe­zó con re­cla­mos ver­ba­les al en­car­ga­do de la plan­ta, lue­go al sub­ge­ren­te de Co­ta­gro, al in­ten­den­te an­te­rior y al ac­tual, si­guió con ex­po­si­cio­nes po­li­cia­les y no­tas al con­ce­jo de­li­be­ran­te y al Or­ga­nis­mo In­ter­mu­ni­ci­pal de Bro­ma­to­lo­gía y Con­trol Am­bien­tal.

Lo úni­co que con­si­guió fue­ron me­di­cio­nes que re­ve­la­ron que el ni­vel de rui­do de los ai­rea­do­res os­ci­la en­tre los 53 y los 58 de­ci­be­les, y el con­tro­ver­ti­do dic­ta­men de la Jue­za de Fal­tas Re­gio­nal, Ma­ría Ro­sa Bau­di­no que re­sol­vió que el re­cla­mo del ve­ci­no Jo­sé Ar­nol­do Bus­si que­da de­ses­ti­ma­do por­que el ni­vel de rui­do que emi­te la plan­ta ce­rea­le­ra se en­cua­dra den­tro de lo que mar­ca la ley.

Bau­di­no, ade­más de Jue­za de Fal­tas, se­ría ase­so­ra le­tra­da de la pro­pia em­pre­sa in­vo­lu­cra­da en el re­cla­mo, la Coo­pe­ra­ti­va Co­ta­gro. Así lo de­nun­ció Bus­si en la Jus­ti­cia y fue re­co­no­ci­do a PUN­TAL por fuen­tes de la fir­ma: "Sí, ella es ase­so­ra le­tra­da y tra­ba­ja me­dio día en la fir­ma", ad­mi­tie­ron.

El da­to también fue co­rro­bo­ra­do por el in­ten­den­te Fa­rías. "Si a Bus­si le pa­re­ce que la jue­za ac­tuó mal por es­tar vin­cu­la­da a Co­ta­gro, ten­dría que ha­ber ido con­tra ella y no con­tra no­so­tros", se des­pa­chó.

De­nun­cia y re­pre­sa­lia

Des­de ha­ce ocho años, Bus­si tie­ne per­mi­so mu­ni­ci­pal pa­ra sem­brar so­ja en las ban­qui­nas de la Ru­ta Pro­vin­cial 11. Así se lo per­mi­tió el an­te­rior in­ten­den­te, Juan Car­los Gas­tal­di, y lo mis­mo hi­zo su su­ce­sor, Omar Fa­rías, a tra­vés de una no­ta del 24 de no­viem­bre de 2008.

Cuan­do Fa­rías fir­mó ese per­mi­so, ig­no­ra­ba que días an­tes Bus­si ha­bía pre­sen­ta­do en los tri­bu­na­les de La Car­lo­ta una de­man­da con­tra la prin­ci­pal em­pre­sa del pue­blo pi­dien­do la ce­sa­ción de los rui­dos mo­les­tos y tam­bién con­tra el mu­ni­ci­pio por no con­tro­lar el cum­pli­mien­to de las or­de­nan­zas.

"A él no lo pu­do to­mar por sor­pre­sa por­que ya ha­cía tiem­po que yo le ve­nía di­cien­do: Omar, es­ta de­man­da te va ter­mi­nar ca­yen­do a vos, y el me de­cía que hi­cie­ra lo que te­nía que ha­cer", con­fió el ve­ci­no, un antiguo compinche del mandatario.

Pe­ro la apa­ren­te aper­tu­ra del intendente se es­fu­mó cuan­do un juez de La Car­lo­ta lo citó a una conciliación. En­ton­ces, em­pe­zó una ver­da­de­ra gue­rra de ner­vios que ter­mi­nó cor­tan­do el hi­lo por lo más fi­no. Una ins­pec­ción de bro­ma­to­lo­gía obli­gó a Bus­si a ce­rrar el co­me­dor fa­mi­liar que fun­cio­na en su vi­vien­da, en la Ave­ni­da Mar­ce­lli­no 233.

"La ex­cu­sa era que la co­ci­na no es­ta­ba edi­fi­ca­da en el lu­gar don­de co­rres­pon­día y que te­ne­mos que ha­cer­la en otro la­do", di­jo Ma­rie­la Su­sa­na Ta­ver­na.

A su vez, el agri­cul­tor y su fa­mi­lia pre­sen­ta­ron -es­ta vez en los tri­bu­na­les rio­cuar­ten­ses- una de­man­da re­cla­mán­do­le a la Coo­pe­ra­ti­va Co­ta­gro y a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ben­go­lea la su­ma de 210 mil pe­sos por da­ños y per­jui­cios.

Eso fue ape­nas el pre­lu­dio. El gol­pe de gra­cia lle­ga­ría días atrás, el 23 de sep­tiem­bre, cuan­do el je­fe co­mu­nal y su se­cre­ta­rio de go­bier­no, Gui­ller­mo Cue­llo, le en­via­ron a Bus­si una car­ta do­cu­men­to re­vo­cán­do­le el per­mi­so pa­ra con­ti­nuar sem­bran­do en las ban­qui­nas de la ru­ta.

En lu­gar de bus­car una so­lu­ción que le pon­ga fin al des­gas­tan­te al­ter­ca­do en­tre una fa­mi­lia y la prin­ci­pal em­pre­sa de Ben­go­lea, el Mu­ni­ci­pio parece empeñado en sumar nuevos motivos pa­ra que los Bus­si no pue­dan re­co­brar el sue­ño.

Comentá la nota