La batalla por los grandes caños

El gobierno de Jorge Obeid había licitado las primeras etapas de los tres grandes acueductos provinciales para dar agua potable a más de un millón de santafesinos. Pero Binner suspendió esas licitaciones apenas comenzó su gestión y puso en duda los cálculos que financieros que hacía la anterior administración. Ahora, desde el PJ aseguran que las postergaciones derivaron en "la pérdida de una fuente de financiamiento que estaba asegurada".
La decisión del gobierno de Hermes Binner de postergar ya tres veces la licitación de la primera etapa del sistema de acueductos de la provincia -que incluye los acueductos Norte 1 y Sur 1 y Sur 2- tiene otra connotación política. "Hemos perdido un año y una fuente de financiamiento que estaba asegurada y que hoy sería insólita", denunció el diputado del PJ, Mario Lacava. El ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio, había llamado a licitación para esta primera etapa de las obras el 20 de octubre último, pero después postergó la apertura de ofertas tres veces: primero, para el 10 de noviembre; luego, para el 10 de diciembre; y ahora, para el 12 de enero próximo. Pero Lacava advirtió sobre un trasfondo más complejo. "Tenemos algunos datos de que hay mucha complicación con el tema financiamiento, por eso estamos alertando que podemos encontrarnos en el mes de enero con una licitación desierta. Ojalá que esto no ocurra y ojalá que los acueductos se hagan aunque sean pequeños, pero estamos informando a la población cuál es la realidad", reveló el legislador.

Lacava criticó la decisión de Binner de descartar el proyecto de Grandes Acueductos que había planteado el gobierno de Jorge Obeid y reemplazarlo por otro modelo: un sistema de 12 acueductos de tramos más pequeños. "Este cambio le significó a la provincia perder un año y una fuente de financiamiento que estaba asegurada: 200 millones de dólares que aportaba el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil para iniciar las obras", explicó.

-¿Es cierto entonces que se perdió esa fuente de financiamiento? -preguntó Rosario/12.

-Sí, absolutamente confirmado ﷓contestó Lacava. Obeid había dejado el gobierno "con una licitación de los Grandes Acueductos en marcha y con oferentes que se debió abrir en el mes de octubre de 2007. Pero, a pedido del doctor Binner la pasamos a noviembre y luego al mes de diciembre. Y esto hay que aclararlo muy bien: eran dos Grandes Acueductos troncales: uno salía desde Santa Fe, iba hasta Rafaela y desde ahí hasta Tostado, con derivaciones a los departamentos San Cristóbal, Castellanos y 9 de Julio. El otro conducto, llamado Gran Acueducto Troncal Sur partía de la localidad de Timbúes, iba circunvalando Rosario y por la ruta 33 hasta Rufino, con todas las derivaciones en los departamentos del sur. El último llamado a licitación era para el 20 de diciembre (de 2007), pero el gobierno del doctor Binner lo dejó sin efecto. Y se perdió entonces un ofrecimiento de 200 millones de dólares del Banco Nacional de Desarrollo del Brasil para financiar el inicio de las obras", agregó.

-¿A qué tasa de interés?

-A una tasa Libor del 6 al 6,5 por ciento anual. Pero ese préstamo del Banco Nacional de Desarrollo de Brasil quedó sin efecto. Entonces, hoy nos encontramos con una licitación que pretende ser continuidad legal de aquella (con una próxima apertura de ofertas para el 12 de enero de 2009), pero que en realidad es una licitación de dos acueductos regionales o locales: uno que sale de Santa Fe y va hasta Rafaela y alguna derivación pequeña en el trayecto; y otro que sale de Granadero Baigorria hasta Villa Gobernador Gálvez, circunvalando Rosario. Esta licitación fue convocada para (el 20 de) octubre; después, pasó para (el 10 de) noviembre; luego para (el 10 de) diciembre y ahora para (el 12 de) enero. Pero tenemos algunos datos de que hay mucha complicación con el tema financiamiento, por eso estamos alertando que podemos encontrarnos en el mes de enero con una licitación desierta. Ojalá que esto no ocurra y ojalá que los acueductos se hagan aunque sean pequeños, pero estamos informando a la población cuál es la realidad.

-¿O sea que esa oferta de financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo de Brasil ya no existe?

-Tenemos conocimiento que ha sido cancelada, seguramente con motivo de esta crisis internacional que se está viviendo. Por eso decimos que hemos perdido un año y una fuente de financiamiento porque si se hubiera abierto aquella licitación del 20 de noviembre de 2007, hoy las obras en los Grandes Acueductos Sur y Norte estarían avanzadas, con una financiación internacional que serían insólito para estos tiempos. Eso es lo que hemos perdido -insistió Lacava.

-Y en este nuevo sistema de acueductos, ¿Rafaela es el punto final o sigue hasta Tostado?

-Rafaela es el punto final, por eso decimos que es un acueducto regional o local porque va de Santa Fe a Rafaela con algunas derivaciones hacia localidades que están en el trayecto. La concepción del Gran Acueducto que está en la ley de Grandes Acueductos que votó la Legislatura anterior, arrancaba en la zona del Paraná a la altura de Coronda y desde ahí iba hasta Tostado como punto final con derivaciones a otras localidades en el trayecto de la ruta 34 y a San Cristóbal. Era un Gran Acueducto con dimensiones totalmente diferente, con estaciones de bombeo totalmente diferentes y con plantas potabilizadoras totalmente distintas.

-¿Y qué pasará con Tostado que no tiene agua potable?

-Ahora, le están diciendo a Tostado que le van a traer agua del Río Dulce, que viene de Santiago del Estero. Yo pido que se investigue el estado del río Dulce, que es uno de los ríos más contaminados de la Argentina, según estudios hechos por asociaciones civiles ambientalistas porque en algunos de sus tramos pasa por zonas de minerales fuertemente contaminantes. Hay estudios hechos. Esta es una situación muy complicadas. El gobierno de Binner está diciendo que a cambio de este Gran Acueducto que se dejó sin efecto, Tostado tendrá agua del río Dulce. Y esto no es otra cosa que espejitos de colores -concluyó Lacava.

Comentá la nota