La batalla K con el campo costó US$ 18 mil millones

"Otra victoria así y estaremos completamente perdidos". La célebre frase del rey Pirro (hace más de dos mil años) bien puede aplicarse a la cruzada que encaró Néstor Kirchner tratando de "arrodillar" al agro.
La presente campaña agropecuaria será la peor en años y dejarán de ingresar al país unos 18.000 millones de dólares, por lo que el Estado dejará de percibir más de 5.000 millones por retenciones a las exportaciones del sector. Así lo aseguró un informe de la Federación Agraria Argentina (FAA), que remarcó que en la campaña 2007/2008 el complejo sojero produjo ingresos en concepto de valor de exportación por 21.978 millones de dólares. En la campaña 2008/2009 se estima que los ingresos serían de 10.650 millones de dólares, lo que significará una reducción de divisas de 11.328 millones.

En el caso del trigo, en la campaña 2007/2008 el valor de exportación fue de 3.183 millones de dólares. En esta campaña es de 645 millones de dólares, es decir, 2.538 millones de dólares menos. El maíz no escapa a la anterior tendencia, ya que el valor de exportación de la campaña pasada fue de 3.200 millones de dólares, mientras que en la presente fue de tan solo 960 millones, siendo la diferencia negativa de 2.240 millones. Al sumar el valor de exportación del complejo sojero y girasolero con el del trigo, el maíz y el sorgo, la campaña 2007/2008 produjo divisas por 31.989 millones de dólares, de los cuales el Estado en concepto de retenciones se quedó con 9.430 millones.

En la actual campaña se produjo un valor de exportación de 13.836 millones de dólares y por retenciones el Estado se quedaría con 4.203 millones de dólares. Así, el ingreso de divisas del conjunto del sector granario nacional, comparando las dos campañas se redujo en 18.153 millones de dólares y el Estado recaudaría por retenciones unos 5.227 millones de dólares.

El informe de la FAA concluyó así que "la realidad agroeconómica y financiera del sector no podía ser peor", y subrayó que "la presente campaña está arrojando cifras que superan los pronósticos más pesimistas". Es que habrá 11 millones menos de toneladas de soja; 8 millones menos de trigo; 9 millones menos de maíz; y 2 millones menos de girasol.

De esta manera, solamente con estos cuatro cultivos la merma en el volumen de producción de granos llegaría a más de 30 millones de toneladas. Según estimaciones oficiales y privadas de las 97 millones de toneladas de granos correspondientes a la última campaña 2007/2008, se pasaría a una cosecha global de 67 millones, 30 por ciento inferior. Con estos números, la actividad se retrotrae a la campaña 2000/2001.

"El escenario no podía ser más complicado. Las razones giran sobre lo mismo: el conflicto agropecuario, la deficiente política agropecuaria del Gobierno, la ausencia de diálogo y consensos, la voraz política impositiva, el factor climático -que produjo un descenso brusco en los rendimientos de los cultivos-, la caída de precios en el ultimo año, la falta de respuesta del Gobierno para paliar los efectos de la sequía", destacó el análisis.

Asimismo, los márgenes brutos, es decir los ingresos netos menos los costos totales, en campos arrendados en soja indican que los productores están perdiendo 200 dólares por hectárea. En trigo y en campo propio los productotes están con los números negativos en 100 dólares promedio.

Comentá la nota