Basurales en las calles, un problema creciente y alarmante.

Basurales en las calles, un problema creciente y alarmante.
BARRIO ANAHÍ: La basura acumulada en las esquinas se convirtió en una auténtica postal de la ciudad de Corrientes, especialmente en aquellos barrios que se encuentran alejados del centro. Lo cierto es que estos sitios, sin diferenciar en tamaño, constituyen focos de infección para el brote de enfermedades que ponen en riesgo la salud de los vecinos que viven cerca. ¿Quiénes son los verdaderos responsables de esta creciente situación: el Municipio o los propios vecinos?
EL LIBERTADOR recorrió el barrio Anahí, uno de los tantos lugares en los que es cada vez más notable un problema que se agravó en los últimos años: los basurales en las calles.

Allí recogió testimonios de gente que vive diariamente enfrentando esta situación, de los cuales se desprendió una verdad que muchos se niegan a ver, que son los propios vecinos los que contribuyen a generar este tipo de males.

Este barrio está ubicado en el sector Norte de la ciudad y según el último censo realizado, cuenta con una cantidad que rondaría 4.900 habitantes.

Es un sitio "privilegiado" dicen los vecinos porque tienen todo a su disposición, desde un centro de salud, una guardería municipal, una escuela y la delegación barrial del Municipio que muchas veces se encarga de atender las inquietudes de la gente. Pero como ocurre en todas partes, también existen problemas de los cuales uno de los que más preocupa es el tema de la basura.

A medida que se camina por las calles es posible notar que dos de cada cuatro esquinas presentan montañas de bolsas de residuos. La mayoría ya fue desparramada por los perros que deambulan cerca, arrojando en las calles todo tipo de desechos, desde pañales, latas, envases, papeles, hasta cadáveres de perros y gatos. Todo se combina en una mezcla nauseabunda que levanta olores insoportables que se extienden hasta alcanzar las casas lindantes.

QUIENES LO VIVEN DE CERCA

Al consultar con una vecina que vive en la esquina de Benito Linch y Esteban Bajac, donde se puede ver una acumulación de residuos, ésta hizo referencia al mal accionar de los vecinos, a quienes culpa por la situación reinante en el lugar. "La mayoría de las veces aprovechan y salen de noche, cuando nosotros nos encerramos, porque si los vemos les decimos que no tiren más bolsas".

Otra vecina en cambio le echa la culpa a la Municipalidad, comentando que no recogen la basura de manera organizada, a veces pasan por un lugar otras veces por otro y mientras tanto los perros les ensucian las veredas.

Sin embargo, la mayoría coincide en que el recolector recorre todas las calles entre las 9 y las 11 y que son las propias personas quienes sacan los residuos fuera de horario. "Ellos siempre buscan una excusa, para no dejar la mugre en su vereda, por eso dicen que el basurero no pasa, cuando la verdad es que sí lo hace todos los días y por todas las calles del barrio".

La damnificada afirma que la situación es insostenible, "...por las tardes no podemos ni siquiera sentarnos en la vereda por el mal olor y la cantidad de bichos que se levantan, muchas veces tengo miedo por las enfermedades que pueden generase en el lugar, esto es una podredumbre. Lo peor es que a los responsables no les importa porque mientras nosotros limpiamos la basura que hacen, ellos salen a sentarse como si nada a tomar mate en nuestra cara...".

La situación empeora cuando llueve, puesto que las bolsas muchas veces tapan las zanjas y el agua no corre por muchos días, generando la aparición de gran cantidad de insectos como moscas, cucarachas, mosquitos y también la aparición de roedores.

Otro vecino que vive en este caso en la esquina de Rafael Obligado y Benito Linch afirma que está cansado de pelear con los vecinos por este tema. "Muchas veces salí personalmente a decirles que no me tiren más basuras en la esquina pero, si no se enojan, me dicen que no pueden hacer otra cosa y es mentira".

Comentá la nota