El basural volvió a humear

Hacía varios meses que no se registraba proliferación de humo en el predio de la ruta 192.
Esta semana, sin embargo, el interminable problema volvió a hacerse evidente en los barrios adyacentes.

Durante la conferencia de prensa realizada a fines de julio pasado al cumplirse el plazo de los tres meses que la intendenta Graciela Rosso había fijado para el cierre del Basural Municipal, desde el gobierno se detallaron los avances alcanzados en ese periodo, además de aceptar que la clausura del predio demandaría un tiempo mayor ya que se trataba de una tarea compleja “donde intervienen diversos actores”.

Entre las mejoras mencionadas por los funcionarios que participaron de ese encuentro con el periodismo, se hizo hincapié en un trabajo de reacomodamiento de los residuos que permitió reducir la superficie ocupada por los desperdicios domiciliarios y, fundamentalmente, disminuir el siempre intenso humo que complicaba tanto la circulación por la ruta 192 como la vida de las personas domiciliadas en los barrios cercanos a “La Quema”.

Si bien el basural continuó gozando de buena salud y larga vida, los trabajos efectuados por el municipio hicieron que los focos de humo efectivamente desaparecieran o, al menos, quedaron limitados a la mínima expresión.

Esta semana, sin embargo, todo volvió a la normalidad. El lunes, y atento a los reiterados llamados telefónicos realizados a esta redacción, EL CIVISMO recorrió las inmediaciones del lugar y comprobó lo que se repetía desde el otro lado del teléfono.

Una de las calles laterales externas al predio se encontraba atravesada por una espesa columna de humo que, mezclado con la tierra del camino, complicaba la respiración. En horas de la tarde, el viento hacía que la irrespirable humareda circulara con dirección al barrio San Pedro. Desde la ruta 192, en tanto, podía observarse que los campos que separan a ese vecindario del basural estaban acompañados por una leve bruma.

SIN INFORMACIÓN

Varias personas que conocen en detalle el Basural Municipal desde hace años saben que el humo se origina por la combustión que genera la basura allí depositada. Sin embargo, tanto el ex gobierno de Miguel Prince como la actual gestión de Rosso, siempre culparon de la situación a misteriosos saboteadores.

En todos los casos, las denuncias públicas dirigidas en esa dirección no estuvieron acompañadas por datos que certificaran la veracidad de tales afirmaciones.

A mediados de año, el gobierno de Rosso consideraba que el descontrol en el basural se veía acrecentado por el trabajo de manos oscuras que se encargaban de incendiar distintos puntos del predio. La respuesta habría sido la disposición de “personal municipal foráneo” que de manera poco ortodoxa comenzó a encargarse de dispersar cualquier atentado en “La Quema”.

Con la proliferación de humo registrada esta semana, EL CIVISMO solicitó información a Prensa Municipal para conocer las causas del resurgimiento de la problemática. Hasta el cierre de esta nota, el pedido no había sido respondido por la imposibilidad que encontró Prensa para comunicarse con la directora de Medio Ambiente, Mariana Zaia.

Según pasan los meses

Las empresas de tanques atmosféricos continúan con las descargas en el Basural Municipal. Atrás y hace tiempo quedaron los 45 días que la Provincia había fijado como plazo máximo para terminar con esa práctica que se opone a las normativas vigentes.

Desde la Municipalidad se habló de habilitar una planta de pretratamiento en el ex matadero municipal, idea que fue desechada por la férrea oposición de los vecinos del barrio Santa Elena.

Después de ese primer intento, trascendió que la idea era concentrar las descargas de líquidos cloacales en la Colonia Montes de Oca de la localidad de Torres. Si bien hubo algunas tratativas entre funcionarios y directivos del centro de salud mental, la opción nunca prosperó. Por ahora se desconoce la existencia de un “plan c”.

Comentá la nota