Hay un basural en un terreno destinado a centro sanitario

Ubicado entre las calles Copahue y Linares, el lote pertenece a la cartera de Salud de la provincia. Convive con tres establecimientos educativos y una toma.

El lunes pasado, el municipio capitalino labró un acta de infracción, exigiendo la limpieza general del predio, la reparación del cerco y el retiro de los contenedores.

Neuquén > Lo que debería ser un terreno limpio destinado a la construcción de un centro de salud en el barrio Belgrano se ha convertido, con el paso del tiempo, en un verdadero foco de infección para la población. Allí se acumula la basura, sin mediar ningún obstáculo.

Ubicado entre las calles Copahue y Linares, el lote pertenece a la cartera de Salud de la provincia y convive con tres establecimientos educativos. Enfrente se levanta la toma La Familia, que a falta de un servicio de recolección de residuos arroja sus desperdicios domiciliarios en forma indiscriminada.

Sobre el predio existen contenedores que desbordan de basura. Un alambrado a medias intenta proteger en vano su destino. Y la desidia que se observa ha generado preocupación en la comisión vecinal y en la comunidad educativa.

El lunes pasado, el municipio capitalino labró un acta de infracción a Salud, exigiendo la limpieza general del predio, la reparación del cerco y el retiro de los contenedores. Antes, lo había intimado a efectuar estos trabajos en un plazo de diez días que venció el domingo pasado.

La información fue dada a conocer en estos términos por el director de Fiscalización de la comuna, Oscar Hourcade. El funcionario municipal tildó de "grave" la situación y dijo: "No puede ser que Salud tenga un terreno que genere un foco infeccioso para la población".

Marcelo García Brunelli, director de equipamiento y mantenimiento de la Subsecretaría de Salud, ratificó que recibieron una infracción y que el predio tiene como destino la ejecución de un centro sanitario, en etapa de anteproyecto. Reconoció, además, que la situación genera un "riesgo potencial" que hay que evitar aquí y en cualquier punto de la ciudad.

Pero aseguró que Salud lo limpiará, cercará y retirará los contenedores, que fueron colocados en acuerdo con el secretario de Servicios Urbanos, Juan Carlos Roca. Aunque las tareas no podrán realizarse en los plazos que demanda el municipio.

"Operativamente no podemos hacerlo en forma inmediata. Nos estamos movilizando para revertir la situación en el transcurso de este mes. Pero necesitamos tiempo y recursos que habrá que distraer de otro lado", comentó.

El funcionario provincial apuntó que emitió una nota a Roca para encontrar, entre tanto, una alternativa consensuada. "Contratar vigilancia privada para un terreno no puedo hacerlo, pero por ahí se pueda programar, por ejemplo, una limpieza por mes hasta que comience la obra", advirtió Brunelli, consciente de que esta situación con seguridad volverá a producirse.

Y señaló que el problema de fondo a resolver, que trasciende a la cartera, es más difícil de lo que parece, por cuanto tiene que ver con las condiciones irregulares en que viven los vecinos de la toma y la falta de conciencia ambiental en la gente. Hourcade reconoció la problemática y delimitó responsabilidades.

Por un lado, acusó a la cartera sanitaria de facilitar el estado de situación. Por otro, afirmó que los vecinos de la toma utilizan el predio como basural, que no tienen noción de lo que hacen, ni les importa que sea destinado a un centro sanitario.

Pero señaló que tampoco cuentan con el servicio de recolección municipal de basura. Para que esto último suceda, deberá antes ser legalizada.

Denuncian vertido de residuos patógenos

Desde ATE, se indicó que los desperdicios se vuelcan en una tolva sobre la calle Alderete.

Neuquén > El delegado general de ATE en el hospital Castro Rendón, Baltazar Álvarez, denunció que hace aproximadamente tres días que los residuos patógenos se vierten en una tolva, sobre calle Alderete, en lugar de depositarse en los contenedores específicos que corresponden, generando un foco infeccioso potencial para los trabajadores de la Salud.

Según informó, la nueva empresa que ganó la licitación no ha colocado por el momento contenedores para volcar allí los residuos patógenos; en tanto que Cliba, la firma que tenía a su cargo este servicio con anterioridad, se llevó los propios, cuando por contrato debería haberlos dejado por 15 días más.

Además de retirar los contenedores del Castro Rendón, dijo que se llevó los del hospital Heller, que pertenecen al sistema público sanitario. No obstante, comentó que el municipio la habría intimado para que los reintegre del mismo modo que a la empresa actual le habría pedido que coloque los recipientes que corresponden para el vertido de residuos patógenos en el establecimiento asistencial de mayor complejidad.

El gremialista evaluó que la situación implica un riesgo no sólo para el personal de Salud sino también para obreros de la construcción que realizan una ampliación eléctrica al lado de la tolva, donde no sólo se están vertiendo los residuos patógenos del Castro Rendón, sino del Bouquet Roldán, Heller y Centenario.

Comentá la nota