Basural Clandestino en la Ribera.

"La verdad que es un desastre, incluso habíamos puesto un cartel que nos había dado Servicios Urbanos pero ni el cartel existe", dijo Ernesto Romero, presidente de la vecinal El Espinal, respecto al basural clandestino que día a día se propaga en uno de los accesos del barrio La Ribera.
El camino, donde antiguamente existía un sumidero, pasa junto al parque La Pedrera y es un depósito de escombros, ramas, residuos y bolsas plásticas.

A pesar de que el municipio limpió varias veces ese depósito clandestino de residuos, los vecinos argumentan que el basural se reproduce por varios factores: faltan controles en el lugar, los ciudadanos no tienen conciencia del daño ambiental que eso produce, algunas personas arrojan allí desperdicios que recogen en las calles a modo de changarines y finalmente, algunos consideran que ese acceso debería ser cerrado definitivamente.

"Hay gente que no tiene trabajo y tira ahí los escombros que levantan en el barrio o en otro lugares, pero también falta un poco de conciencia por la gente que va y tira los residuos ahí", comentó Daniel Rodríguez, presidente de la asociación vecinal El Quebracho.

A pesar de que el municipio impulsa una campaña de reducción del uso de bolsas de polietileno, el basural es depósito de estos envases plásticos, que generalmente son destruidos por los perros que vagan por el lugar. Así, este espacio se vuelve propicio para la reproducción de roedores y otro tipo de alimañas. La basura, incluso, obstaculiza algunos desagües pluviales que el municipio construyó en ese sector del complejo urbanístico.

Romero comentó que desde la asociación vecinal que representa propusieron al municipio y al Concejo Deliberante el cierre definitivo del acceso del ex sumidero "para evitar la proliferación de basurales clandestinos y para evitar la circulación en un sector donde hay basura en descomposición". Incluso, ese proyecto consta en un expediente que fue presentado en el año 2008 en la municipalidad de Villa Mercedes.

El vecino de La Ribera recorrió hoy al mediodía esa zona y consideró la situación como "preocupante". Asimismo, comentó que algo parecido sucede en el parque La Pedrera, donde también se arrojan residuos de forma indiscriminada, a pesar de que ese espacio debería funcionar como un pulmón verde.

Romero comentó que sugerirán un proyecto para permitir que personal del Plan de Inclusión trabaje en el mantenimiento y puesta en valor del Parque La Pedrera, además de que insistirán con el cierre definitivo del acceso por el ex basural. En tanto que, Daniel Rodríguez consideró que además de erradicar el basural, sería bueno entubar los desagües pluviales para evitar que sean obstruidos con basura.

Comentá la nota