La basura no tiene destino

La Comunidad Regional Santa María negó a la Muni el permiso para armar, en el terreno en que planeaba hacerlo, el complejo que reemplazará al actual enteramiento. Aún no hay "plan B".

Incierto. Así pasó a ser en las últimas horas el destino futuro de la basura que produce la ciudad de Córdoba y otros 18 municipios y comunas que hoy la llevan al Predio de Potrero del Estado, ubicado en Bouwer.

Sucede que la Comunidad Regional de Santa María, el órgano integrado por los 24 intendentes y el legislador del departamento homónimo, negó a la ciudad de Córdoba el permiso de uso del suelo del terreno donde Crese planeaba "mudar" el destino final de los residuos el próximo año, siguiendo el compromiso de desactivar el actual enterramiento hecho por Daniel Giacomino a los vecinos de Bouwer.

Se trata de un lote de 160 hectáreas, propiedad de la Provincia y ubicado sobre la ruta provincial 45, equidistante a 9 kilómetros de las localidades Rafael García, Lozada y Bouwer; del que la Municipalidad de Córdoba pretende usar 60 hectáreas. Allí, la comuna quiere instalar el complejo de tratamiento final de residuos que operará Crese junto con actores privados, para cuya selección se está armando un llamado a licitación.

Sin embargo, el paso previo a lanzar la licitación es tener el permiso de uso del suelo con ese fin del lote provincial. Por su ubicación, el terreno está bajo la jurisdicción de la Comunidad Regional, no de una localidad específica. El martes, 20 de los 25 integrantes de ese órgano se reunieron y rechazaron por 18 votos en contra el pedido de Córdoba. "La mayoría consideró que no era conveniente la radicación de un emprendimiento de este tipo cuando todavía están muy vivas las consecuencias del mal trato de la basura en Bouwer", explicó Antonio Bruno, jefe comunal de Villa Los Aromos y presidente de la Comunidad. Bruno fue el único que votó para aceptar la radicación del complejo: "Porque entiendo que el proyecto es integral y considera la recuperación y reciclaje, reduciendo lo que va a enterrarse sólo al 5 por ciento del total de residuos que reciba", explicó.

Según el jefe comunal, la negativa de la comunidad es definitiva, y sin ese permiso es imposible montar el complejo que está en planes.

Crese sin plan B. Lo mismo reconoció Eduardo García, presidente de Crese. "El terreno es muy conveniente porque no está cerca de ninguna localidad, queda próximo a Córdoba y no se va a dañar ningún árbol para montar la planta, que será algo totalmente diferente al actual enterramiento. Pero sin el permiso de la Comunidad no puede usarse, ni avanzar con la licitación", lamentó. Y reconoció que no hay una localización alternativa en estudio hasta ahora.

"Ahora seguiremos conversando, el municipio tendrá que ver otra opción. Y la Provincia también deberá tener un grado de participación", dijo García, aludiendo a la posible mediación de la máxima autoridad ambiental. Por su parte, el secretario de Ambiente, Raúl Costa, sólo aclaró que "la Provincia no tiene potestad para ir contra la decisión de la Comunidad", y evitó pronunciarse aún sobre el tema.

Taym no quiere las pilas

El lunes, Crese reactivó el sistema de recolección de pilas y baterías que permite que en los CPC los vecinos depositen aquellas que ya no usan. El plan implicaba llevar todo ese material, para su tratamiento final (pago), a Taym, la firma del Grupo Roggio que es la única autorizada en territorio provincial para tratar esos residuos. Sin embargo, Taym informó a Crese que "no recibirá el material".

Eso dejó a Crese sin destino a la vista para las pilas. Sus autoridades se mostraron desconcertadas por la negativa, ya que el negocio de la firma es el tratamiento de residuos peligrosos como las pilas. Raúl Costa, titular de Ambiente y fiscalizador de Taym, dijo que analizará el tema.

Comentá la nota