La basura, ese eterno problema sin resolver

El nuevo año trajo consigo postales indeseables, que reflejan algunos problemas recurrentes. La acumulación de basura es uno de ellos y desnuda las deficiencias de un servicio que además parece no ser controlado. Para completar el cóctel, la falta de respeto de muchos vecinos redondea un panorama preocupante.
Desde hace varios meses a esta parte, la basura se ha convertido en un problema recurrente, de esos de difícil solución. Es que además se conjugan varios factores que desencadenan un problema sin solución inmediata, que día a día se hace más evidente aún cuando las obligaciones del ciudadano promedio eviten mirar a los costados.

Es por ello que una recorrida por Río Grande permite observar grandes cantidades de basura diseminada, la mayoría de gran porte, que generan asombro en más de una persona por las dimensiones de los objetos pasados a retiro.

Es por eso que uno puede observar desde un colchón hasta un televisor, pasando por sillones viejos, heladera y muebles de cocina. Todo a la vera de un contenedor, que no está preparado para albergar semejantes desperdicios y por ello, muchos de esos objetos pasan varios días acumulándose, fuera del recipiente indicado a tal fin.

El mismo paisaje se repite en varios barrios de la ciudad, pero Margen Sur y Chacra IV son los más afectados. Paradójicamente, son los dos extremos de la ciudad los que más basura diseminada exhiben en sus veredas y calles.

Los vecinos miran la situación con una mezcla de asombro, indignación y bronca. Es que los reclamos parecen no surtir efecto y a medida que pasan los días, la basura sigue sin ser recogida.

"Es una mezcla de cosas", analiza Mario Rivera, vecino de Chacra IV y concluye: "la empresa que debe limpiar pasa irregularmente por el barrio; los vecinos tiran todo y no les importa nada y eso hay que sumarle que no hay control ni multas efectivas".

"Chacra IV es una de las zonas más sucias de Río Grande y esto no es nuevo. A la gente, la gran mayoría, no les importa vivir entre la mugre y eso lo observas a diario, cuando ves a personas tirando la bolsa de residuos desde las ventanas de los edificios, tratando de embocarle al contenedor y si cae adentro, mejor", relata el mismo vecino, que asegura haber visto a una señora arrojando aceite a un patio interno desde la ventana de un segundo piso.

La única solución viable para los vecinos de la zona es que haya controles municipales, con multas efectivas y que además Agrotécnica Fueguina mejore el servicio en la zona, porque según dicen, "un día pasa y otro no".

"Yo no soy especialista en el tema pero acá tiene que haber más control y multas, porque gran parte de la gente que vive en el barrio se acostumbró a tirar la bolsa en cualquier lado, total nadie dice nada", señaló Rivera quien además dijo: "Y la otra cuestión es que hay que mejorar el servicio porque no alcanza con que el camión de residuos voluminosos pase una vez a la semana".

Asimismo, el vecino de Chacra IV reflexionó: "Este no es un problema de algunos; es de todos los que vivimos en el barrio y se soluciona entre todos, con respeto por los demás y dándonos cuenta de que si seguimos así, Chacra IV se va a transformar en una villa de emergencia".

Comentá la nota