La basura en estado caótico

La primera reunión de la comisión ad hoc del Concejo Deliberante para tratar la problemática de los residuos patológicos arrojó datos alarmantes. El secretario de Obras Públicas, Diego Bosch, aseguró que el horno pirolítico está en situación de emergencia. No sólo la incineración –lleva semanas parada– se hace mal, sino que la cámara de frío donde se almacenan los residuos no es tal, sino una habitación con dos equipos de aire acondicionado que enfrían poco.
El funcionario admitió además que la camioneta que se utiliza para recolectar los residuos patológicos no cumple ninguno de los requisitos de seguridad e higiene.

La reunión se realizó anoche, a las 20, en el recinto del CD. La presidió el concejal Gastón Massari Copes y asistieron representantes de los colegios Médico, Farmacéutico, Veterinario y Bioquímico, la Fuchad, la UNLPam, Alihuén y la CPE, además de funcionarios de Salud Pública. La gran ausente fue la Asociación de Clínicas y Sanatorios (Aclisa), cuyos asociados –en algunos casos– mantendrían una abultada deuda con la comuna.

Bosch abrió su exposición asegurando que Santa Rosa no tiene un relleno sanitario, sino un gran basural a cielo abierto donde niños y adultos juntan basura y arriesgan su salud física y mental. Además dijo que el precio que se cobra por el tratamiento de la basura patogénica está subvaluado.

Tanto el concejal Massari como las autoridades comunales se mostraron favorables a la separación de origen de los residuos para reducir el volumen incinerable, tratando el resto con sistemas como el de autoclave. Di Liscia recordó que el gobernador Oscar Jorge se comprometió a financiar la tecnología para reemplazar el horno pirolítico.

Entre los presentes participó un ex gerente de Aseo y Manliba, José Mikoloszek, quien abogó por privatizar el servicio, idea que no cayó del todo bien entre los presentes. El hombre aseguró conocer bien la realidad de la basura en la ciudad por su paso por las citadas firmas y porque trabajó dos meses junto al ex intendente Juan Tierno.

En la comisión también salió a la luz que un acuerdo entre el municipio y el Ministerio de Bienestar Social estipula que la provincia debe hacerse cargo del 40% de los gastos de reparación del horno pirolítico, algo que nunca habría sucedido. “Nunca nos llegó un pedido en ese sentido”, justificó la Coordinadora de Epidemiología, Claudia Elorza.

Comentá la nota