La basura bajo la alfombra

El defensor del pueblo, Cristian Azcona, detalló las dificultades que tiene la Municipalidad para controlar a la empresa 9 de Julio. Desde este ente pidieron que se instale en los camiones recolectores de residuos el sistema de GPS.
Controlar no parece tarea fácil para el Estado en nuestro país. Si bien es cierto que el sector privado se aprovecha de esta falta de presión, se deja hacer y mucho. En la ciudad este problema se acrecienta con todos los servicios y se evidencia, sobremanera, en la actitud de la empresa 9 de Julio, encargada de recolectar los residuos. La firma, dueña del contrato más caro que tiene la Municipalidad, no cumple debidamente con su servicio y por lo tanto el defensor del pueblo Cristian Azcona solicitó que se le instale el sistema de monitoreo denominado GPS a las unidades que recolectan la basura domiciliaria.

N&P:- ¿Qué está pasando con el servicio de recolección de residuos?

C.A.:- Por una orden directa de la doctora Beatriz Arza se ha armado un expediente que se sumará a un expediente ya abierto. Hay muchos sectores de Mar del Plata que han denunciado la falta de presencia activa de la recolección de residuos. Por ejemplo en Los Acantilados, el vecino entiende que tiene que pasar todos los días al mismo horario y resulta que les cambian la frecuencia y también los horarios. Por lo tanto, con la cantidad de animales sueltos que hay en algunas partes, se forman pequeños basurales a cielo abierto, que obviamente afectan a los vecinos y al medio ambiente. Esto ha provocado que la Defensoría del Pueblo se reúna, en breve, con las autoridades municipales y con la empresa 9 de Julio para trabajar en una política más seria.

N&P:- ¿Qué solución analizan como más viable?

C.A.:- Desde la Defensoría hace poco más de dos años que venimos recomendándole al Concejo Deliberante que se obligue a la empresa a incorporar GPS a las unidades. El GPS no sólo controlaría a través de una computadora los horarios, sino también la cantidad de toneladas que lleva el camión cuando va para el basural, las frecuencias que se cumplen. Esta sería una situación meramente administrativa y no muy costosa, no solamente para la empresa sino también para la Municipalidad, y aportaría un mayor control.

N&P:- ¿Es básicamente un problema de control?

C.A.:- Y… a veces la empresa puede manifestar que pasa seis o cuatro veces por un barrio, cuando no es cierto. Lo que pasa que a veces el Estado está falto de personal. El intendente ha hecho sumarios administrativos por la falta de controles de la Municipalidad respecto de la empresa. Y la gente se queja, no solamente de la recolección en los barrios, sino también de que la barredora no pasa nunca por las casas ni tampoco el barrendero. Este es claramente un servicio que tiene que brindar una empresa privada, pero nosotros, como Estado, tenemos proveer las herramientas de control. Sobre todo cuando el monto que se paga es una parte muy importante del erario público. Porque que la empresa cumpla con el servicio que tiene que dar redundaría en beneficio del vecino.

N&P:- ¿No se genera una asimetría con el servicio de transporte urbano, al que le han exigido el GPS entre otros elementos?

C.A.:- Es que es tremenda la falta de políticas de Estado en los controles. Entiéndase que con la incorporación del GPS, que uno ha trabajado para implementarlo en el servicio de transporte público, se puede garantizar el peso de lo que lleva el camión. Esto garantizaría también que por el lugar donde circulan los camiones se pueda planificar a corto y mediano plazo la ubicación de algún sector para que no ocurra lo que ocurre en Antártida Argentina, donde hoy es un pozo detrás de otro. A pesar de los esfuerzos que hace la Municipalidad para asfaltar o no, porque son camiones de gran porte que llevan muchas toneladas. Como no hay controles van mucho más cargados, lo que afecta al vecino y a la calle, que se rompe, y el Estado tiene que estar garantizando el arreglo. Por ahí la empresa no es culpable, sino que a veces somos más culpables nosotros a la hora de no controlar.

Situación crítica

N&P:- ¿Qué nos puede decir sobre un informe del Centro de Estudios de Desarrollo Urbano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo en relación al barrio Las Heras?

C.A.:- Nos alcanzaron este estudio. Es un trabajo de campo realizado por los mismos vecinos. Se trata de un análisis del barrio Las Heras donde se han detectado infinitas irregularidades, algunas de ellas destacadas, como el agua servida y grandes basurales en el sector. Así que la doctora Arza ha determinado iniciar un expediente en la Defensoría y sumarlo a lo que viene trabajando ella misma desde hace más de dos años en esa zona. Hay una situación de desprotección muy grande. Estos basurales son creados por los mismos vecinos y también vamos a tener que coincidir en que hay una falta de política de Estado en algunas zonas de la ciudad, donde el municipio debería estar más presente.

N&P:- ¿Ustedes venían trabajando sobre estos asuntos?

C.A.:- Estos son problemas que vienen de hace mucho tiempo en el lugar. Son problemas sobre los que ha trabajado mucho tiempo la sociedad de fomento. Aquí también se nota que sí o sí se necesita de estos servicios públicos, como así también de la apertura de calles para que el servicio de colectivos sea mucho más efectivo. La gente manifiesta que en Las Heras, por ejemplo, tienen que esperar 45 minutos el colectivo y en esta espera muchas veces son víctimas de delitos. Todos estos son argumentos como para decir que tiene que estar mucho más activo el Estado, no sólo municipal sino también provincial. La falta de Estado en estas políticas hace que este barrio se vea complicado por muchos inconvenientes.

Comentá la nota