Basualdo: entre ser o no ser candidato

El adelanto inminente de las elecciones legislativas al 28 de junio generó un serio problema interno en el basualdismo. Es que recién habían comenzado las charlas con diferentes sectores políticos y ahora deben definir candidatos en menos de 7 días. Lo cierto es que un porcentaje importante de dirigentes le han solicitado al líder de Producción y Trabajo que sea quien encabece las listas a diputados nacionales por entender que no hay otro dirigente mejor posicionado y no pueden arriesgarse a perder el capital electoral que tienen, si hay intenciones de pelear en 2011.
Pero la decisión de ser o no ser candidato a diputado no solamente implica realizar análisis de costos o beneficios, sino que el tema va un poco más allá. En el caso hipotético de que Basualdo sea el candidato, y si se tienen en cuenta las elecciones donde el senador encabezó las listas, el porcentaje de votos obtenido le permitiría ingresar quedándose como la segunda fuerza en la provincia. De darse este escenario, Basualdo debería dejar a finales de año la banca en el Senado para asumir como diputado nacional, debiendo asumir ese lugar el siguiente candidato en la lista que en este caso es Rosalía Garro. Sin embargo, ella pertenecía al basualdismo hasta que decidió volver a las fuentes naturales que la llevaron a la vida pública: el justicialismo.

En este sentido el senador nacional manifestó: “No quiero ser candidato a diputado nacional, no tengo intenciones de serlo. Pero es verdad que hay un sector importante de dirigentes que me lo está pidiendo, por lo que lo deberemos evaluar. Y en cuanto a la posibilidad de que deba dejar la banca en el Senado, en caso de ser electo diputado, estamos analizando la posibilidad de realizar una presentación en la Justicia electoral federal donde se determine que la banca le pertenece al partido y no a la persona, para que de esa manera podamos ubicar a un dirigente basualdista que estuvo en las listas”, declaró en el programa radial “Es lo que hay”, el pasado sábado. Lo cierto es que existe jurisprudencia al respecto y de plantearse esta posibilidad Basualdo perdería y la banca quedaría para Garro, indefectiblemente. Esto significaría perder representatividad de Producción y Trabajo en la Cámara alta del Congreso, terreno que Basualdo no quiere ceder. Pero además, en el caso de ser candidato y obtener el porcentaje de votos necesarios como para ganar una banca en Diputados, Basualdo aclaró que no defraudaría al electorado renunciando antes de asumir y dejando el lugar al siguiente en la lista.

De esta manera las fichas se movieron de tal manera que Basualdo comienza a transitar un camino con muy pocas salidas, por lo que el llamado a silencio y las reuniones con su dirigencia se intensificarán en estos días venideros.

Comentá la nota